30 de julio de 2016

¿Qué clase de agente secreto eres?

¿Quién no ha soñado con ser un agente secreto?

 Desde los que aparentan llevar una vida rutinaria y anodina pero que en realidad son una máquina de matar, hasta los que no se esconden en absoluto y alardean de su poderío con el sexo opuesto.

Pasando por los que no recuerdan nada de nada, y por los que no tienen tiempo porque se deben a su país... El estreno de Jason Bourne (Paul Greengras) pone en relieve una nómina de agentes secretos que es extensa y variada, tanto que han dado lugar a un rico subgénero cinematográfico con más luces que sombras, en el que podemos degustar desde las maneras más inocentes a los más enrevesados martinis... ¿Por cuál decidirnos?¿Son todos iguales, y solo se diferencian por su traje y por los caballos de su coche?

 Aquí os damos algunas claves, una miniguía de los agentes secretos más famoso del cine reciente, entre los que sí, echamos de menos a más nombres femeninas. Aunque quizás sean tan buenas en su oficio que aún no ha sido descubierta su tapadera...


26 de julio de 2016

“Alabama Monroe” Con música y tatuajes por la vida

El poster de "The Broken Circle Breakdown (Alabama Monroe)" que acompaña a esta entrada tiene mucha fuerza. Una espalda femenina, bastante tatuada y doblada hacia un lado, deja entrever una vida dura, una mujer fuerte, con multitud de historias que contar. También insinúa una belleza evidente, una agresividad muy atractiva. Y eso y más lo tenemos en esta excelente película que pone los pelos de punta al más duro de los corazones.

Lo primero que hay que decir es que estamos ante un musical, una deliciosa selección de canciones del género “country” pegadizas, con mucho estilo. Parecen sacadas del mismísimo corazón rural y “redneck” de los Estados Unidos y aquí llega la primera sorpresa… ¡Son belgas! La película es belga, los actores, el director. La trama transcurre en Bélgica, siguiendo a un curioso grupo belga de country y, especialmente, a la intensa relación de dos de sus componentes.


23 de julio de 2016

De Quadrophenia a The Wall.

Les echamos de menos. Hoy las tendencias son marcadas de manera poco precisa por futbolistas, superchefs, youtubers, gente que grita en la tele, o gente que grita en una isla y luego sale por la tele.

 La música, concretamente el rock, ha dejado de ser la punta de lanza, el espejo en que se miraban los más jóvenes. No se trataba solo de música, era la forma de vestir, de moverse, la manera de hablar que llevaba consigo el abrazar un estilo musical u otro. Eran la tribu y el mundo al que ibas a pertenecer, y llevaban puestos unos aliados y unos enemigos acérrimos, al más puro estilo de la rivalidad que solo se ve hoy  en el fútbol. Puede que hace unas décadas los adolescentes tuvieran más inquietudes que los de ahora, ya que los interrogantes que se planteaban entonces, eran mucho más interesantes que las cuestiones que les quitan el sueño ahora... o simplemente ahora no hay un relevo.

 Su influencia llegaba tan lejos que invadía también otras disciplinas, como el cine. Pero no se trataba de un acompañamiento, de una escena de la película, o de una banda sonora. .Estos grupos de rock, y en ocasiones algún álbum concreto de un grupo, se convirtieron en protagonistas absolutos de sus películas, siendo éstas un instrumento más que complementaba su idea musical. Una película como contenido extra de un vinilo, y no al revés. Qué tiempos.



19 de julio de 2016

“La habitación” crueldad maravillosamente contada

Emocionantísima película. Qué pena que tenga un final y que eso nos obligue a volver a nuestra rutina diaria. Yo quería saber más de esa madre y de ese hijo, héroes en lo cotidiano de su extraordinaria situación.

Y es que pasar 7 años secuestrada en un zulo, tener un hijo dentro, producto de las violaciones diarias del secuestrador y criarlo durante 5 años no es moco de pavo. Parece ciencia ficción pero todos recordamos de un modo u otro historia reales igual o más crueles que la que la película recoge.


16 de julio de 2016

"Zulú" ¿Es Sudáfrica un estado fallido?

Thriller intenso que nos devuelve los fantasmas más sombríos de la historia reciente.

Si lo que buscáis en esta historia rodada en Sudáfrica, es atardeceres bucólicos a la sombra de una acacia, mientras los elefantes recortan su figura sobre el sol del atardecer, definitivamente esta no es vuestra película.

Se trata de una historia dura. Al más puro estilo los Ríos de Color Púrpura ( Mathieu Kassovitz, 2000) o Seven (David Fincher, 1995), a la que hay que añadirle además el plus de acritud que supone el hecho de que se desarrolle en el país donde la segregación racial fue una manera de gobernar.

Efectivamente, la dureza del film viene dada por dos motivos: el propio argumento que trata sobre la investigación a cargo de una grupo de policías de unos crímenes extremadamente violentos, que no escatiman en imágenes explícitas. Y por otro lado, la propia Sudáfrica. Cualquier historia que se ambiente en aquél país, viene definida de forma dramática por su situación política/social reciente.

12 de julio de 2016

“Approaching the unknown” De paseo hasta el planeta rojo

Comentamos hoy la reciente película “Approaching the unknown” (2016). Cualquier cosa que tenga un astronauta en la portada siempre atrae mi atención, debe ser un sueño no satisfecho de mi juventud (como muchos otros). Pues bien, tenemos una película muy interesante, humilde en cuanto a su presupuesto y concepción. Si me permitís la frivolidad, parece una versión de bajo coste de “The Martian” (2015) pero con bastante menos potencial.

Aunque no debemos dejarnos engañar por esta premisa. La acción transcurre antes que el famoso filme de Ridley Scott, de hecho, le seguimos la pista al primer astronauta que va a viajar al planeta Marte para asentar una base marciana. Su viaje durará aproximadamente 270 días y durante ese tiempo debe mantener una rutina que le permita conservar en estado óptimo los recursos de la nave así como su propio equilibrio físico y emocional.

9 de julio de 2016

"Baahubali: the Beginning" Cine épico a orillas del Indo.

No es la Tierra Media, ni va a aparecer ningún elfo. Ningún orco, ni ningún enano barbudo con malas pulgas. Sus referentes son otros, a miles de kilómetros de Occidente, pero con unas raíces igual de profundas que las nuestras.

 Nos trasladamos a orillas del Indo, a una cultura que solo hemos conocido por boca de la opinión de otros que llegaron. Como Kipling, Y pocas veces en primera persona como Tagore. Pero en la actualidad, el tamaño de la industria del cine en la India no nos permite mirar hacia otro lado.

Las más de 400 películas que estrenan al año le permiten rivalizar con cualquier otra capital del celuloide, y  nos vemos obligados a acercarnos, conocer e intentar entender.


5 de julio de 2016

“La Jaula de Oro” Camino de desesperanza

Descarnada historia basada en cientos sino miles de hechos reales, los que sufren los emigrantes latinoamericanos en su periplo hacia los Estados Unidos. Se centra la película en el proceso de atravesar México de Sur a Norte, quedando a total merced de secuestradores, asesinos, maleantes y demás gentuza.

La película sigue en concreto a dos jóvenes emigrantes guatemaltecos y un joven indígena tzotzil en su viaje a los Estados. Es duro ver a adolescentes que, en lugar de preocuparse por si tienen cobertura en su móvil, si mañana irán a tal o a cuál cine, u otras cosas propias de chavales sin preocupaciones, se enrolan en un viaje peligrosísimo para buscar un ¿lugar mejor? dónde vivir. La cámara nos muestra la evolución desde la ingenuidad hasta la sofocante realidad en donde no hay héroes, tan sólo víctimas.

Como ejemplo (aviso de desvelado de trama): Uno de los adolescentes es una chica que oculta el tamaño de sus pechos para parecer un hombre y evitar otro tipo de problemas. Cuando finalmente se descubre que es una mujer joven y guapa es secuestrada para quién sabe qué turbios fines. Sus amigos, apesadumbrados deciden seguir con el viaje y ya está. Aquí no hay planes de rescate, no hay final feliz, no aparece un súper agente de la ley protegiendo al desfavorecido. Aquí vives o mueres. Mejor dicho: malvives o mueres.

Es fácil tener sensación de “dejá vú” viendo la película porque recoge escenas ya vistas en documentales y noticias relacionadas con el fenómeno de la emigración en México. Ya, el periodista Jon Sistiaga, entre otros, se había subido al tren conocido como “La Bestia” para saber más de los infortunios de sus pasajeros. Sin embargo, no por eso deja de ser un filme digno de visionado y reflexión.

Cabe destacar que todos los que aparecen en la película son no-actores, y a excepción de los protagonistas, eran emigrantes que los productores contrataron en los lugares donde se iba rodando la película, así, en los títulos de crédito, se puede observar una múltiple columna con cientos de nombres de personas que, no hay constancia, si sobrevivieron al viaje o no.

También en la película se muestra la labor que ha hecho el padre Alejandro Solalinde, quien ya ha recibido amenazas de muerte por su labor con migrantes. El padre aparece en el filme como él mismo al frente del albergue Hermanos en el Camino, la institución que regenta en donde da cobijo a todos aquellos que están de paso. Para algunos supone el fin del camino pues ya no tienen fuerzas para seguir tras tanta penuria.

Siendo de esas películas que remueven conciencias, merece un hueco en nuestra agenda. Y al acabar,  para quitar el mal sabor de boca, podemos irnos a un centro comercial saturado y fundir nuestra tarjeta de crédito.

¡Qué mundo este!

Tráiler de la película:



Ficha de la película:
Título original: La jaula de oro
Año: 2013
Duración: 110 min.
País: México
Director: Diego Quemada-Díez
Guión: Lucía Carreras, Gibrán Portela, Diego Quemada-Díez
Música: Leonardo Heiblum, Jacobo Lieberman
Fotografía: María Secco
Reparto: Brandon López, Rodolfo Domínguez, Karen Martínez, Carlos Chajón, Héctor Tahuite, Ricardo Esquerra, Luis Alberti, César Bañuelos, Gilberto Barraza, Juan Carlos Medellín, Salvador Ramírez Jiménez, José Concepción Macías
Productora: Animal de Luz Films / Kinemascope Films / Machete Producciones
Género: Drama | Inmigración. Road Movie. Adolescencia
Sinopsis: Cuenta la historia de dos adolescentes que salen de su aldea y a los que pronto se suma un chico indígena. Juntos vivirán la terrible experiencia que padecen millones de personas, obligadas por las circunstancias a emprender un viaje lleno de peligros y con un final incierto. En el camino aflora la amistad, la solidaridad, el miedo, la injusticia, el dolor. (Fuente: FILMAFFINITY)

2 de julio de 2016

"Dioses de Egipto". No solo de Zeus vive Hollywood.

Precedida por una enorme campaña comercial y un aluvión de críticas (en su mayoría negativas), se estrena Dioses de Egipto, la cinta de Alex Proyas que opiniones aparte, es la primera en acercarse en profundidad a la mitología del antiguo Egipto.

Después de que el filón de la mitología griega haya dado señales de agotamiento y la mitología nórdica parezca sea propiedad de Marvel, la siguiente parada no podía ser otra que la del Egipto de las pirámides. Y para estar al mando del proyecto, no podían haber escogido a una persona más adecuada que al director Alex Proyas. Sino, atentos a su pasaporte: nacido en Egipto e hijo de padres griegos. En su infancia vivió la combinación de las culturas con las mitologías más ricas e influyentes de la Antigüedad. Por eso, este director afincado en Australia, lleva años persiguiendo el proyecto en el que poder plasmar en una pantalla las imágenes que le son tan familiares como nunca se había hecho hasta la fecha. El trabajo de documentación fue exhaustivo, y el resultado a nivel técnico es sencillamente espectacular. Lo de las críticas ya es otro cantar.