1 de abril de 2015

"Para mí no hay papeles secundarios. Cuando leo una historia y me proponen un personaje me importa mucho el director que me lo propone."

Sandrine Kiberlain (2013)
“9 meses… de condena” (en francés “9 mois ferme”) es la última creación del intragable Albert Dupontel, un director cuyo ego y mala baba puestos en vertical superarían al tamaño de la torre Eiffel. Dejando de lado a este individuo que parece director y actor, cabe decir que la película es divertida, y en ocasiones el humor francés conecta con el español. Dupontel, que se cree genio y figura, vuelve a auto-dirigirse y auto-rodarse, no se sabe muy bien si lo hace porque no encuentra directores buenos o actores buenos que puedan sustituirle. Ese hombre no sé si ingenia sus ideas o simplemente las excrementa. En fin.

Al lado de este agujero negro de hombre aparece una estrella que con sus ojos profundos e inaccesibles borra del celuloide a cualquiera que se le ponga al lado, nos referimos a Sandrine Kiberlain, no sé si será la musa del cine francés, pero bien harían los franceses en dar las gracias por esa pedazo de actriz.

Educación, sencillez y dulzura irradió esta mujer en la conversación que mantuvimos en un bonito hotel de San Sebastián. Es toda vuestra... la entrevista, claro.

Es "9 meses ... de condena" una comedia en donde no nos tienes acostumbrado a este tipo de interpretación, ¿cómo aceptas participar en esta película?
Lo que me interesaba es que era diferente a todo lo que había hecho. Cuando leí el guión realmente quería ser parte de esta historia. Me gustaba la idea del encuentro entre un criminal y una jueza y la evolución del personaje, desde una persona muy recta e inflexible a una faceta mucho más humana.

Reflexión del autor: Quizá es esa rectitud un elemento común en las películas de Sandrine, interpetar a personajes estrictos, casi hieráticos. Personalmente veo cierto paralelismo entre Sandrine Kiberlain e Isabelle Huppert. Las considero a ambas actrices que parece que tienen prohibido mover sus facciones y, sin embargo, no necesitan más que sus miradas para actuar.]

¿Compartes esa ausencia de expresión en la interpretación?
Tuve muchos papeles muy serios y este tiene más conexión con el movimiento, con el dinamismo.

Siguiendo esa línea, por ejemplo, en Mademoiselle Chambon (2009) o Polisse (2011), interpretas a mujeres con importantes luchas interiores.
Si, por ejemplo, en Polisse (2011), mi personaje tiene mucha riqueza, mucha dignidad y tiene que lidiar con emociones frágiles, pero me gustaba el contraste de participar en 9 mois ferme

¿Cómo escoges tus trabajos? De actriz protagonista a papeles secundarios.
Para mí no hay papeles secundarios. Cuando leo una historia y me proponen un personaje me importa mucho el director que me lo propone. Por ejemplo, el papel más pequeño que hago en “Polisse” (2011) tenía la impresión que en una escena el personaje se identificaba como la heroína de la película. Es más importante la calidad que la cantidad.

¿Es difícil en el cine francés adquirir papeles para mujeres que avanzan en edad?
No. Nunca he trabajado tanto como ahora y obviamente soy más vieja que antes. Muchos creen que a los 40 nos proponen más papeles de madre, de mujeres mayores, pero es un cliché. Me gusta más hacer papeles de mujeres maduras que interpretar a adolescentes o a mujeres más jóvenes de lo que yo.

En la película “Las chicas de la 6ª planta” (Les femmes du sixième étage – 2011) trabajas con varias actrices españolas, entre ellas Carmen Maura, existe alguna diferencia entre trabajar con actrices francesas y españolas?
No importa el país, si hay buenas actrices el trabajo es más sencillo. Fue un placer trabajar con ellas y fue un rodaje muy divertido.

¿Sigues cantando?
Ya no canto. Soy una actriz que publicó un álbum, eso es todo.

¿La película “9 mois ferme” esconde una crítica féroz al sistema judicial francés?
No. Para mí es una historia de amor y Albert Dupontel usa esta situación para insinuar ciertos defectos del sistema judicial, pero como dice Albert la justicia francesa no le necesita a él para quedar en ridículo.

Reflexión de autor: Y yo añado que él tampoco necesita de la justicia francesa para hacer el ridículo.

Os dejo con el trailer de 9 meses de condena:



Sinopsis: Ariane Felder, una juez de moral muy estricta, descubre que se ha quedado embarazada de Bob Nolan, un delincuente en busca y captura por asesinato. Incapaz de recordar nada, intentará averiguar cómo es posible que haya ocurrido algo semejante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario