31 de diciembre de 2017

Una Especie de Familia. Una realidad sin paños calientes.

Acaba de llegar a nuestras pantallas Una Especie de Familia, la última película del argentino Diego Lerman (La Mirada Invisible, 2010). Se trata de una interesante alternativa ahora que el ruido de sables (láser) de otros grandes estrenos va dejando espacio a diferentes sensibilidades dentro del cine.

 Y no penséis que os recomendamos cualquier cosa, se trata de una película que en su exhibición por distintos festivales se ha llevado premios en el Festival de Chicago (Mejor Película) y San Sebastián (Mejor Guión para Diego Lerman y María Meira).

Sus argumentos, lejos de las escenas de acción imposibles y mastodónticas batallas, son una fuerza dramática ininterrumpida y creciente durante todo el metraje, y Bábara Lennie, la mirada más intensa y llena de matices del actual cine español.

19 de diciembre de 2017

Saga Star Wars. Una crítica diferente: Los últimos Jedi.


Confirmada la triste noticia de que Abrams dirigirá finalmente la tercera parte y puesto que en Estado Unidos no tienen a su particular Rufián que le diga: ¡quite sus sucias manos de la saga Star Wars! (si por un casual Abrams lee esto algún día, que no se enfade, su Star Trek me pareció una maravilla, pero lo que hizo con “El despertar de la Fuerza” fue un poco ruin) quedaba esta segunda parte como la única oportunidad de ver algo decente de esta trilogía. ¿Se han cumplido las expectativas?

Sí. Plenamente. Por fin tenemos una nueva película de nuestra saga favorita que emociona, entretiene y sorprende como lo había hecho la trilogía original. O al menos casi. “Los últimos Jedi” es lo que debería haber sido “El despertar de la Fuerza”, recupera el espíritu de “El Imperio Contraataca” y en cierto modo se inspira en ella, pero para crear algo nuevo, con entidad propia, que no cae en la bajeza de calcar la estructura y personajes de la obra madre.


16 de diciembre de 2017

Star Wars. Las nuevas.


Capitulo VII. El despertar de la Fuerza.

En algún lugar de Hollywood, California, minutos después de que J.J. Abrams proyectara por primera vez “El despertar de la Fuerza” a los mandamases del Imperio Galáctico, perdón, de la corporación Disney.

J.J. Abrams- Y bien, ¿que os ha parecido?
Todos los jefazos miran expectantes al Gran Jefazo antes de contestar.
Gran Jefazo- Bien...
Todos los demás asienten a la vez y responden al unísono: Bien, bien...
Gran Jefazo- Pero...
Todos lo miran expectantes.
J.J.- ¿Pero?
Gran Jefazo- Puede que haya sido solo impresión mía, pero... ¿no es una copia descarada de la “Guerra de las Galaxias”?
J.J.- Sí, por supuesto, era demasiado trabajo escribir un guión nuevo, así que cogimos el de “Una nueva esperanza”, le cambiamos cuatro cosas, y ya está.
Gran Jefazo- Recuerde que intentamos lo mismo con “Superman Returns” y no funcionó. Perdimos mucho dinero con aquello.
J.J.- La culpa fue de los críticos, que destaparon la liebre. Ya he solucionado eso. Están todos comprados. Además, la gente es idiota y no se va dar cuenta.
Gran Jefazo- Pero es que es muy obvio, toda la estructura es igual, pasan las mismas cosas, joder, si hasta sale otra Estrella de la muerte.
J.J.- Pero esta es más grande. Y es un planeta.
Gran Jefazo- Y se la cargan otra vez de un disparo. ¿Es que esos tipos del Imperio no contratan ingenieros?
J.J.- Ya sabe, la gente es idiota. Les dará igual.
Gran Jefazo- Y pasan muchas cosas sin sentido. ¿Por qué la chica protagonista se vuelve una gran Jedi así de repente?
J.J.- Pues no sé... es que sino la mataban. Y tiene contrato para dos películas más. Ya se les ocurrirá alguna explicación a los guionistas en la segunda parte, o en la tercera.
Gran Jefazo- ¿Y de donde sale el nuevo Imperio?
J.J.- Se explicará más tarde.
Gran jefazo- Y la chica esa que se viste como Darth Vader y solo aparece dos minutos, y el nuevo emperador y...
J.J.- Todo lo que no entiende se explicará más tarde. O quizás no. Ya hicimos lo mismo en “Perdidos” y salió bien.
Gran Jefazo- Hombre, bien, bien... tampoco salió.
J.J.- Tuvimos una gran audiencia y durante meses todo el mundo habló del final. Lo que luego critiquen me da lo mismo, la gente volverá a picar porque, recuérdelo bien y nunca lo olvide, la gente es idiota.
Gran Jefazo- Y cargarse al final al pobre de (censurado) y de una manera tan ridícula.
J.J.- ¿Tú sabes lo que pedía por salir en la segunda? Un peso que nos quitamos de encima.
Gran Jefazo- ¿No se enfadarán los fans?
J.J.- Puede, pero en la segunda sale Luke. Con eso ya se conformarán.
Gran Jefazo- En fin, tu sabrás.
J.J.- Claro, claro, no se preocupe, confíe en mi. De esta nos forramos. Todavía más.
Gran Jefazo- De eso se trata, al fin y al cabo, de eso se trata.

Firmado: Otro idiota más que vio “El nuevo despertar” el día de su estreno y que (ya tengo las entradas) volverá a ver el día de su estreno “Los Últimos Jedi”. Porque, que le vamos a hacer, somos así, idiotas.

12 de diciembre de 2017

Star Wars. Las precuelas.


Capítulo I. La amenaza fantasma.

Con qué emoción esperábamos esta película, con qué ganas, quizá en las historia del cine nunca antes una película había despertado tal expectación (salvo “El Padrino III”), y al final... a todos nos quedo un amargo regusto de ligera/enorme (elijan ustedes) decepción. Son tantos y tan grandes los errores en que cayó George Lucas que necesitaría un tomo enciclopédico para enumerarlos todos. Desde la desafortunada elección del niño para interpretar a Anakin (no porque lo hiciera mal, que ahí creo que cumplió con dignidad, sino porque no tenía el físico idóneo para ese papel) pasando por una trama aburrida, unos personajes ausentes de carisma, un malo completamente desaprovechado, los midiclorianos... en fin, que les voy a contar que ustedes no sepan.


10 de diciembre de 2017

Saga Star Wars. Una crítica diferente.

Puesto que se acerca el estreno de la esperadísima “Los últimos Jedi”, qué mejor ocasión para revisar toda la saga desde una perspectiva más desenfadada y un poco diferente a la habitual. Libérense de prejuicios, empápense de nostalgia y desempolven sus sables láser, nos adentramos en la Space Opera que, para mal o para bien, cambió para siempre el modo de hacer cine en esa casa de sueños y pesadillas (sobre todo para algunas actrices) que es Hollywood. Espero que la disfruten.


6 de diciembre de 2017

En Este Rincón del Mundo. La cotidianidad de la guerra.

Hoy os traemos un nuevo ejemplo de la grandeza del actual cine de animación japonés y de la variedad de estilos que alcanza dicho formato.

“En este rincón del mundo”, basado en un manga de Fumiyo Kono, se aparta de habitual dibujo de ojos desproporcionados y rostros exagerados para volver a un estilo clásico de animación, relativamente sencillo pero de gran carga poética e impecable ejecución, que se adapta como un guante a la historia costumbrista que nos va a contar. La protagonista, Suzu, es una muchacha ingenua y soñadora con un gran talento natural para el dibujo (reflejado en secuencias pictóricas de gran belleza  y originalidad que servirán para trasladar de manera poética y la vez fidedigna como ve ella el mundo) y que encara siempre con optimismo y naturalidad los traspiés que le va poniendo la vida.

Históricamente la película se centra en los años de la segunda guerra mundial en Japón y en cómo la población civil tuvo que soportar con su habitual estoicismo la excesiva rigidez de la policía militar, la falta de alimentos, las sirenas alertando del peligro enemigo, y en los últimos años el constante bombardeo –bombas de Hiroshima y Nagasaki incluidas- que destrozó ciudades, pueblos y que por supuesto acabará afectando a la vida de nuestra resignada protagonista. Veremos cómo acepta con naturalidad un matrimonio concertado, cómo realiza con orgullo y dignidad las tareas domesticas que se la han encomendado e incluso cómo consiente que su vida familiar y los rigores de la guerra la obliguen a dejar en un segundo plano su pasión por el dibujo.


3 de diciembre de 2017

En realidad, nunca estuviste aquí. Yo, por desgracia, tampoco.


Tardo media hora en encontrar sitio para aparcar. Mal comienzo. Bajo del coche, sin paraguas, y comienza a llover. Vaya. Llego al cine empapado y me pierdo los cinco primeros minutos. Pésimo presagio.

Si todos estos nefastos acontecimientos y mi consecuente mal humor influyeron en mi percepción de esta película es algo que solo un psicólogo avezado podrá adivinar, lo que sí puede asegurarles es que mis expectativas para esta película eran altísimas, tanto por los espectaculares críticas precedentes como por la magnifica impresión que me causó la anterior cinta de esta directora, y sin embargo cuando se apagó el proyector mi estado de animo oscilaba entre el aturdimiento y la decepción.

Seamos claros, “En realidad nunca estuviste aquí” está en el polo opuesto de lo que es una mala película. Es más, tiene todo lo que me gusta del buen cine de autor: una dirección imaginativa y arriesgada, un guión contundente y sesgado que tienes que terminar de montar en tu cabeza, acertada y valiente crítica social, un personaje principal outsider, contradictorio y lleno de carisma, y una gran banda sonora de tintes electrónicos que realza (para bien) la confusión de lo que estamos viendo y los delirios mentales de su sufrido protagonista.