17 de julio de 2018

El cuaderno de Sara. Móviles teñidos de sangre.


Aprovechando esta reciente y enésima crisis de emigrantes refugiados a Europa, creo que es una buena idea recomendar esta valiente película española que pone el foco en una de las zonas más conflictiva del planeta, sino la que más, el Congo, y que sirve de denuncia para mostrar la inoperancia del mundo occidental cuando surgen conflictos en los que sí deberían interceder, pero por intereses comerciales (la compra del preciado coltán a bajo precio a las mafias y guerrillas dominantes de la zona) mantienen un vergonzoso mutismo.

Y aunque el tema de la emigración apenas sea sugerido en la película, uno no debe olvidar que la inmensa mayoría de emigrantes provienen de zonas de guerra (Siria, Irak, Congo etc.), donde la vida consiste en elegir entre dos únicas opciones: ser de los que matan, o de los asesinados. Por lo que mientras nuestros muy bien pagados gobiernos sigan mirando para otro lado, cuando no incentivando dichos conflictos por muy variados motivos económicos y geoestratégicos, seguirá habiendo miles de personas que harán lo posible por buscarse una vida mejor.


11 de julio de 2018

No respires. No queda mucho para dejar de aguantar la respiración...

Es un thriller tremendo (y de los buenos) y quizás sea un motivo más que suficiente para que no haya una segunda parte, o que muchos no deseemos que la haya (sí, han leído bien, he dicho “NO” hasta por dos veces).

Cualquier película es susceptible de tener continuidad, sea del modo más inverosímil que sea, y en este caso no es para menos, antes al contrario, podría parecer que esa prolongación hasta logre agrandarla aún más, mas “el tamaño importa”. - Sin desvelar nada que evite romper el misterio a quienes no hayan visto esta primera parte -, les diré que a mi juicio, si la segunda parte que está en juego no pasa a ser una historia totalmente separada, si lo que se pretende es dar continuidad al guión original, todo parece indicar que se podría caer con todo el equipo, o al menos cabría la posibilidad de perjudicar el portentoso recuerdo de la película original.




4 de julio de 2018

Unsound. Una película independiente, con multitud de matices

A muchos de los que nos gusta ver cine, además nos gustaría llegar a expresar visualmente alguna que otra historia propia, e incluso diría más, el llegar a realizarla con nuestros propios medios en mayor o menor medida. Pues esta película que ahora comentaré sucintamente tiene esas dos historias detrás, la propia del filme y la que esconde la producción y realización de la misma, cuyo autor Darious J. Britt ha compartido abiertamente en Internet hace poco más de una semana atrás (16/06/2018), aunque la fecha real de salida es de 2015.

Unsaound es una dura historia, a ratos demasiado oscura, a ratos demasiado lenta, a ratos con exceso de dramatismo. Dejando a un lado otros méritos, tales como el de compartir abiertamente una historia y un entorno familiar, así como al mismo tiempo la lucha que debe afrontar un hijo (dentro y fuera de la pantalla, con el mismo rostro) con la enfermedad mental de la madre (dentro y fuera de la pantalla, con rostros distintos), en mi opinión el mayor valor residual de esta película radica en otro aspecto, y que viene expresado curiosamente en otra (mucho más atractiva), el “viaje de 7 años” por el cual el autor ha reflejado desde el principio al final todo el trabajo que se ha desarrollado detrás de esta propia película.