19 de septiembre de 2017

¡Nos vamos al Festival de Cine de San Sebastián!

¡Y estamos contentos como maracas! De nuevo viviremos unos días de puro cine, 100% rodeados de expertos, periodistas, críticos, actores, directores y demás fauna variopinta que nos quitará horas de sueño pero a cambio nos darán meses de charlas, de anécdotas y de momentos agradables.

Gracias Festival de San Sebastián por dejarnos acudir una vez más. No es nuestra primera vez. Ya estuvimos en la edición del año 2013. En aquella ocasión pudimos hablar con gente como Hugh Jackman, a quien le preguntamos si no estaba aburrido de hacer de Lobezno; con Oliver Stone, que confundió mi voz con la de un amigo suyo y contestaba lo que quería; con Michelle Yeoh, chica Bond conocida por Tigre y Dragón  (2000) de Ang Lee, que nos contaba como era difícil que se se cayera porque era bailarina y no karateca. Un servidor tropezó con Terry Gilliams, hablamos con un amabilísimo Vincent Pérez y sufrimos a Albert Dupontel. Casi se me salta el corazón del pecho al hablar con Sandrine Kimberlain y me quedé dormido junto a Carlos Pumares en alguna sala de cine en la sesión nocturna, cosa comprensible tras horas y horas de curre.




17 de septiembre de 2017

Big Eyes. Buscando a Tim Burton desesperadamente.

 Siempre ha habido expresiones de arte que, de alguna manera dan en el clavo y se convierten en acontecimientos comerciales. Transcienden las barreras del puro arte y se confunden con el marketing y los ingresos millonarios. Como las muñecas gorjuss que pinta Suzanne Woolcott.

Y este proceso muchas veces está fuera del alcance de la mente creadora, ajena tan a menudo a mercadear con sus obras.

No es un fenómeno nuevo, en los años 50 y 60 ocurrió algo muy similar, que con el tiempo adquirió unos tintes novelescos que parecieran salidos de la mente del guionista más retorcido. Se trataba de unas muñecas pintadas con unos exagerados ojos enormes (Big Eyes), y que llegaron a convertirse en un éxito sin precedentes durante dos décadas, siendo los artículos más buscados por actrices y demás famoseo.


12 de septiembre de 2017

Atmósfera 0. Cuando Sólo Ante el Peligro estuvo en órbita

Prácticamente todo el mundo sabe que la inagotable serie de películas de la Guerra de las Galaxias (me resisto a llamarle Star Wars) surgió como una adaptación particular de la película japonesa Los Siete Samuráis del director Akira Kurosawa (1954) Se trasladó su historia del Japón feudal a una galaxia muy, muy lejana y el resultado sigue dando coletazos hasta hoy. Nunca se imaginaron aquellos nobles samuráis que sus catanas serían transformadas en sables láser y que se siguen blandiendo por causas igualmente dignas aunque sus portadores tengan antenas, cuatro ojos y piel de color verde.


10 de septiembre de 2017

El otro lado de la esperanza. El otro lado de Occidente.

Nada mejor para desintoxicarse de tanto blockbuster veraniego que visionar la última obra del consagrado director finlandés Aki Kaurismäki.

Reconozco que su cine a veces me fascina y otras me exaspera, pero rara vez me deja indiferente, y es que una de las virtudes que más valoro de su filmografía es que sus películas se pueden considerar la antítesis de lo que se hace actualmente en Hollywood por su estilo tan personal que combina fábula y realismo, por sus personajes lacónicos (pero siempre interesantes), los diálogos secos (pero no exentos de humor), las interpretaciones contenidas (pero en absoluto escasas de profundidad) y su evidente compromiso intelectual y social. Wes Anderson, aunque con una temática muy diferente y sus propios y particulares códigos, sería lo más parecido que nos podemos encontrar dentro del cine estadounidense.

5 de septiembre de 2017

Saturno 3. Tres estrellas en acción

Siempre ha habido cine. Bueno, desde que se inventó en 1895. Quizá muchos lectores de esta web son jóvenes que han crecido con los efectos especiales creados con ordenador. Chavales para los que Parque Jurásico es su primera película de dinosaurios, que no saben que antes los dinosaurios, monstruos y seres o maquinarías extraños se movían foto a foto, con un encantador tembleque que hoy se podría considerar “vintage”. No es el caso de esta película, pero esta reflexión inicial viene a cuento de que tampoco sólo de La Guerra de las Galaxias o de Star Trek vive el hombre. Hubo, hay y habrá historias muy interesantes que transcurren en el espacio y que dejan a uno con muy buen sabor de boca. Saturno 3 es una de ellas. 

2 de septiembre de 2017

La Torre Oscura. Y a medio construir.

"La Torre Oscura", definida por el propio Stephen King como su Gran Obra, se ha pasado años dando tumbos entre los portafolios de los ejecutivos de Hollywood. Estuvo a punto de salir adelante en forma de serie de televisión con Javier Bardem en uno de los papeles principales, y después de un sinfín de dificultades de producción, llega a nosotros.

Hace muchos años que leí mi última novela de Stephen King, y no me he acercado nunca a este gigantesco cosmos que ha creado el escritor al rededor de La Torre Oscura. Hasta donde conocía, los relatos de terror de King abarcaban una novela a veces gruesa como It, pero no se desarrollaban en extensión y complejidad hasta rivalizar con la Tierra Media.

Pues este universo literario creado a lo largo de tantos años, acompañado por una película que ha llevado lustros poner en movimiento, nos generaría las expectativas de una producción compleja, escrita y rodada con todo el mimo y  tiempo del mundo. Como los cimientos de la interminable Torre. Pero el sentimiento que sobrevuela la película entera no es el de una obra pulida y reposada, es más bien el de precipitación.