Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2018

Volviendo a recorrer “Carretera perdida”, la obra maestra de David Lynch.

Imagen
La culminación de un estilo, la representación visual y simbólica del círculo de Moebius, la historia sin principio ni fin de un tormento imposible de digerir, la muerte de la inocencia, la venganza consumada (habitación número 56), el delirio y la pasión, cuando esta es solo un recuerdo amargo de lo que fue, ya no es y nunca volverá a ser.

Quién de nosotros podría soportar el haber asesinado a quien más habíamos querido, quién no intentaría evadirse (real o simbólicamente) a un Yo más joven, prometedor, idealizado, capaz de enamorar a cualquier mujer con solo mirarla...

Pero a veces los sueños también se rebelan, porque la realidad, sus apestosos recuerdos, se filtran a través de las grietas de nuestra nunca del todo sometida voluntad, y todo aquello tan hermoso que habíamos edificado se desmorona, nos atrapa en sus ruinas, confundiendo objeto y representación, sujeto y representado. Cargados de culpa y resignación, prendemos fuego a nuestros más hondos pesares, escapamos, nos adent…

Take your pills. Droguemos a nuestros hijos.

Imagen
Tenemos en el mundo occidental un sistema educativo aburrido, ineficaz, basado en la competición, la memorización y en explicaciones monótonas y repetitivas; con niños a los que les cuesta concentrarse y aprender pues la naturaleza y la evolución no nos diseñó para que a los nueve años estemos todo el día sentados mirando a una pizarra absolutamente concentrados, sino para aprender jugando, corriendo, interactuando y probando cosas.

Y como cambiar este sistema educativo es muy caro y complejo, a estos niños que no rinden bien en la escuela se les dice que están enfermos, a dicha enfermedad se le da un nombre rimbombante (TDAH, Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad), y les medicamos una pastilla para que rindan adecuadamente. Pastillas basadas en la anfetamina y que reciben diferentes nombres: Adderall, Ritalin... y que por fin conseguirán que estos pequeños diablillos estén concentrados, hagan sus deberes y no pierdan el tiempo jugando e imaginando cosas, que al fin y al…