31 de julio de 2015

"Del Revés" una buena película...¿para todos los públicos?

                                                        Del Revés
Cada vez que Disney-Pixar estrena una producción, saltan todas las alarmas. Si además, la presentación en sociedad revoluciona el Festival de Cannes, pues la expectación levantada es máxima. Con estas credenciales, sobre la película de Pete Docter solo nos cabría deshacernos en elogios, resaltar sus virtudes (las tiene, a montones), hablar de su impecable animación, su antológico trabajo de investigación en las últimas corrientes de psicología... Pero hay algo en "Del Revés"(a la que se trata ya abiertamente como obra maestra), que deberían saber y tener en cuenta los que aún no se hayan acercado a verla, no sea que a fuerza de expectativa, alguno se lleve una pequeña decepción.



En primer lugar habría que preguntarse si esta es una película para disfrutar con los más pequeños. Y la respuesta por mucho que me pese, es NO. Un menor de 8 años dificilmente va a asimilar la retaila de conceptos técnicos que se exponen, aunque sean disfrazados de cuento infantil, y un preadolescente de 12 no suele interesarse por esas historias que para ellos son ya demasiado infantiles... Por eso nos planteamos el dilema de ¿a quién va dirigida esta película? Pues un estudiante de psicología disfrutará como un enano mientras sus sobrino en la butaca de al lado se aburre como una ostra. El primero estará encantado de ver con luces y colores todas esas teorías, todo ese conocimiento denso y árido presentado de una forma tan amena, y cada escena de la película tendrá para él una referencia especial, un significado profundo. Pero el pequeño acompañante, o no nos vamos a engañar, el adulto profano en psicología emocional, verá una secuencia de lugares a los que no termina de encontrarles su sitio en el mapa que intenta hacer a toda prisa en su cabeza, mientras espera que por fin llegue una trama salvadora que empuje el ritmo de la historia  y que no termina por llegar... Es una película que no va a faltar en ningún colegio/instituto y que se presta a las mil maravillas a visionado/comentario, pero cuando la ves por primera vez tienes la sensación de estar viendo uno de esos capítulos de "Érase una vez la Vida", pero del que te perdiste la explicación en clase.


Porque si en algo "falla" (insisto en el entrecomillado) esta película, es en un aspecto que siempre destacan las producciones de Disney, y muy especialmente las de Pixar. Y es lo que yo llamo "la Teoría de la Cebolla": se trata de que cualquier producción que se precie para entretener a espectadores de muy diferentes generaciones tiene que presentar, al igual que las cebollas, una serie de capas en las cuales uno puede profundizar según su ingenio, sus ganas, su paciencia, su madurez, su conocimiento sobre el tema...Pero importante, todas las capas tienen que contar una buena historia, y el espectador tiene que quedarse satisfecho independientemente de la capa en la que haya querido o podido quedarse. En esta película, un especialista en la materia no se quitará la sonrisa de la cara durante toda la proyección, pero es en las capas más superficiales, en donde muchos nos quedamos, y sinceramente la historia carece de ritmo e interés.
Cuenta el director que pasó cinco años trabajando en el proyecto, realizando una labor de investigación encomiable, pero a lo mejor, a lo largo de esos cinco años en algún momento perdió la referencia de lo que él sabía antes de empezar para ponerse en el lugar del espectador. Lo dicho, gran película, aunque si lo que queréis es pasar un rato divertido con compañía hay más opciones (como Pixels, de Chris Columbus), que de ésta, ya les mandarán hacer un trabajo cuando vayan al instituto.

Ficha de la película:
Director: Peter Docter, Ronaldo del Carmen
Guión: michael Arndt
Música: Michael Giacchino
Productora: Pixar Animation Studios/Walt Disney Pictures
(fuente: Filmaffinity)

No hay comentarios:

Publicar un comentario