31 de octubre de 2015

The Martian. Ridley Scott como en su casa.

Ridley Scott está de vuelta. Regresa desde Marte este cineasta imprescindible y lo hace acompañado por una solvente tripulación encabezada por Matt Damon y un sobresaliente equipo técnico marca de la casa.



 Se trata de un peli del espacio. Es bueno decirlo, porque hay personas a las que les aburre soberanamente el género. Ven Gravity (Alfonso Cuarón, 2013), y lo que a uno le deja exhausto después de 90 minutos de impecable factura sin tiempo de tomar aliento, a otros no les suscita el más mínimo interés...  Entonces, si sois de aquell@s que huis de las películas de astronautas...¿acertaréis viendo The Martian? Rotundamente :sí. La diferencia la pone Ridley Scott. El director inglés ha filmado obras para el recuerdo prácticamente en todos los géneros en los que ha rodado, pero donde más y mejor ha dejado su impronta es en la ciencia ficción. Cada vez que se pone a contarnos historias ambientadas en no tan lejanos mundos salidos de su imaginación, ha conseguido dejar huella en los cinéfilos más exigentes a base de guiones potentes, diseños rompedores, y sobre todo, una visión personal y única, propia de quien ama verdaderamente el género, que consigue todos sus filmes de esta temática acaben siendo considerados clásicos (Gladiator a parte).
The Martian está llena de ideas, situaciones originales que van refrescando las más de dos horas de excesivo metraje, buenas dosis de humor negro sorprenden y acercan al protagonista con el que no podemos evitar identificarnos. Mucho es el oficio de Matt Damon a sus 45 primaveras. Además ya tiene experiencia en vérselas en una situación semejante, siendo el centro de una enorme y arriesgada operación de rescate que podríamos llamar "Salvar al Marciano Damon". Una serie de secundarios de lujo aportan credibilidad a la línea argumental en la Tierra, y como no podía faltar en una película de Scott, una nueva heroína a los mandos de una nave nos presenta a una magnífica Jessica Chastain, una comandante a la que su tripulación seguiría hasta el mismísimo Sol. Pero, ¿cómo conseguir que una película protagonizada por un hombre condenado a la más absoluta soledad, en un planeta más seco que un western de Leone, no resulte aburrida? Pues muy fácil, los lentos y solitarios progresos del marciano Damon se ven compensados por una trama frenética, coral y aguda que se desarrolla paralelamente en la Tierra, con burócratas, científicos, periodistas, astronautas... todos tratando de conseguir lo imposible en un tiempo récord, con más intención que acierto, mientras nos acercan de un modo accesible y ameno conceptos que otro cineasta presentaría fríos y aburridos. Lugares comunes en la filmografía de Scott también se dejan ver en esta ocasión, como la convivencia productiva y pacífica entre culturas, y la cómica irrelevancia de las fronteras políticas para la visión de un hombre que como él, tiene la vista puesta en el espacio.



Título original
The Martian
Año
2015
Duración
142 min.
País
Estados Unidos
Director
Ridley Scott
Guión
Drew Goddard (Novela: Andy Weir)
Música
Harry Gregson-Williams
Fotografía
Dariusz Wolski
Reparto
Matt Damon, Jessica Chastain, Chiwetel Ejiofor, Jeff Daniels, Kate Mara, Michael Peña, Sean Bean
Productora
Twentieth Century Fox / Scott Free
Sinopsis
Durante una misión tripulada a Marte, el astronauta Mark Watney es dado por muerto tras una terrible tormenta y abandonado por la tripulación, que pone rumbo de vuelta a la Tierra. Pero Watney ha sobrevivido y se encuentra atrapado y solo en el hostil planeta rojo. Con suministros escasos, deberá recurrir a su ingenio y a su instinto de supervivencia para encontrar la manera de comunicar a la Tierra que sigue vivo. (FILMAFFINITY)

No hay comentarios:

Publicar un comentario