9 de febrero de 2016

Calvary: "La primera vez que probé el semen tenía siete años."

Así empieza "Calvary", sin medias tintas. Apenas el espectador se ha acomodado en su butaca, el director John Michael McDonagh empieza con todo un "uppercut" a la mandibula que si no te ha dejado K.O., amenaza con arrinconarte durante toda la película.

Y es que la película refleja no uno, sino varios calvarios personales por los que pasan sus protagonistas. Vidas absolutamente atormentadas que confluyen físicamente en un espacio pequeño pero de impresionante belleza visual.



Y el espectador no queda ajeno a esa congoja. Nuestro calvario desde el plácido sofá se inicia ya con la expresión que abre este post y continúa con la exposición de los hechos que van a acontecer. Me explico: durante una confesión, el padre James Lavelle, interpretado por el ceñudo y rudo actor Brendan Gleeson, recibe una amenaza de muerte en donde le dicen que dentro de siete días será asesinado.

La pelicula sigue ese calvario principal, los siete días que le quedan al sacerdote para poner en orden sus asuntos e irá respondiendo a las siguientes preguntas: ¿está vigente el secreto de confesión o podrá pedir ayuda? ¿hurdirá un plan para defenderse?, etc. A todo esto, hay que decir que el cura sabe quién es el feligrés que desde el secreto de confesión le amenazó de muerte pero el espectador no. Por ello, la película se entretiene en las diversas visitas que va haciendo el padre Lavelle a los peculiares ciudadanos de la pequeña localidad irlandesa no tanto con ánimo de resolver la amenaza vigente, si no con la sana intención de resolver o al menos paliar mínimamente los graves problemas que algunos parece que atesoran.

Ciudadanos, por cierto, que son todos unos hijos de mala madre. Por algún motivo, la peor ralea de Irlanda se ha apiñado junta en un pueblo al que más valdría prenderle fuego con todos ellos dentro. Es tal la calaña humana que allí habita que al espectador se le hace dificil discernir quién será el autor de la amenaza.

Como dije, la película transcurre en un precioso entorno irlandés, una vez más, disfrutamos de bellos paisajes, casi puros y de una honestidad que contrasta con lo ruin de las personas que los habitan.

Algunos consideran a esta película una comedia negra ¡Chorradas! es un dramón en toda regla, un peliculón digno de recuerdo, en donde el espinosísimo tema de los abusos sexuales a menores por parte del clero planea sobre toda la película.

También hay otro mensaje, el del perdón por las ofensas que recibimos o cometemos, hasta qué punto estamos dispuestos a pasar página y cuánto estamos ddispuestos a dar para ayudar a los demás.

Sorprendente película. 

Tráiler de la película:


Ficha de la película:
Título original: Calvary
Año: 2014
Duración: 101 min.
País: Irlanda
Director: John Michael McDonagh
Reparto: Brendan Gleeson, Kelly Reilly, Chris O'Dowd, Aidan Gillen, Domhnall Gleeson, David Wilmot, Dylan Moran, Marie-Josée Croze, Killian Scott, Isaach De Bankolé, M. Emmet Walsh, Pat Shortt, Gary Lydon, Orla O'Rourke, Owen Sharpe, David McSavage, Michael Og Lane, Mark O'Halloran, Declan Conlon, Anabel Sweeney
Sinopsis: El Padre James Lavelle (Brendan Gleeson) está dispuesto a conseguir un mundo mejor. Le apena comprobar la cantidad de litigios que enfrentan a sus feligreses y a la gente de su parroquia, y le entristece que sean tan rencorosos. Un día, mientras está confesando, recibe una amenaza de muerte de un feligrés anónimo. (Fuente: FILMAFFINITY)

No hay comentarios:

Publicar un comentario