23 de febrero de 2016

"Una segunda oportunidad". Los daneses también lloran

Esta película danesa resulta muy entretenida en su planteamiento pero luego choca la forma en que se nos presentan las situaciones. Resumiendo mucho su sinopsis, un agente de policía pierde a su bebé recién nacido y para compensar su ausencia, decide arrebatarle otro bebé a una pareja de drogadictos sin remedio a los que conoció en una redada.

Hasta aquí muy bien todo. La película cuenta con el interés inicial del espectador. Sin embargo, según van sucediendo los acontecimientos planea una sombra de incredulidad sobre los mismos. Todo parece demasiado fácil de conseguir o de explicar. Algunas de las situaciones descritas se llevan con una asepsia por parte de los personajes afectados que puede chocar con el carácter latino de entender las cosas. Todo transcurre de una forma muy "nórdica", muy civilizada, a pesar de que es en ese marco tan civilizado en donde las personas cometen tropelías los unos a los otros, o a sí mismos.



En detalle, el principal protagonista es el famoso Nikolaj Coster-Waldau, seguramente más conocido como el manco Jaime Lannister de Juego de Tronos. Nikolaj es el policía atormentado por el fallecimiento de su bebé, que hasta ese fatídico momento llevaba una vida que parecía ideal, en su casa había cariño por doquier, una estabilidad económica y cierto prestigio social.

En un registro rutinario a una joven pareja de drogadictos descubren a un bebé en una situación lamentable, metido en una caja dentro de un armario y cubierto por sus propios desperdicios. Destaco que la directora de la película, Sussane Bier, tiene predilección por ciertas escenas desagradables. No deja lugar a la imaginación del espectador, ya sea mostrando a un bebé en toda su miseria, como a otro bebé fallecido, con su cuerpecito inerte tratado como un objeto sin valor. Aquí no encontrareis mantas que tapan a los infantes ni cámaras amigas que enfocan en otra dirección o dejan al bebé fuera de plano.

El debate está servido: ¿qué le conviene más al bebé secuestrado? ¿Debería permanecer con sus padres biológicos, totalmente irresponsables y ruinas humanas? ¿Debería ser "rescatado" y llevado a una familia en donde tendría los cariños y bondades que todo niño debería disfrutar?

La película nos muestra una solución, pero de nuevo hace que parezca sencilla, poco creíble. En ocasiones, tanto los eventos mostrados como los cortes de cámara no parecen tener buen acomodo.
Pero bueno, ver que los daneses también lloran los hace un poquito más humanos.

Tráiler de la película
 


Ficha de la película


Título original: En chance til
Año: 2014
Duración: 105 min.
País: Dinamarca
Director: Susanne Bier
Guión: Anders Thomas Jensen
Música: Johan Söderqvist
Fotografía: Johan Söderqvist
Reparto: Nikolaj Coster-Waldau, Ulrich Thomsen, Maria Bonnevie, Nikolaj Lie Kaas, Lykke May Andersen.
Productora: Zentropa Entertainments
Género: Drama | Policíaco
Sinopsis: Los amigos Andreas y Simon son dos policías que viven de forma muy diferente. Andreas es feliz con su mujer y su hijo; Simon acaba de divorciarse y se emborracha regularmente. Todo cambiará cuando intervienen en la pelea de una joven pareja de yonquis y descubren a un bebé en un armario. Andreas, el hombre estable, obligado a enfrentarse a su impotencia, empieza a perder su idea de lo que la justicia significa. El rebelde Simon deberá restaurar el equilibrio entre el bien y el mal. (Fuente: FILMAFFINITY)

No hay comentarios:

Publicar un comentario