16 de abril de 2016

"Fear the Walking Dead".¿Cuántas vidas tiene un zombie?

La Edad de Oro de las series de televisión coincide con el apogeo de los zombies. Seres que están más muertos que un vampiro, pero sin ninguna de sus habilidades: no son atractivos, no son veloces, ni extremadamente fuertes. Visten con la misma ropa que  cuando se fueron al otro mundo, o lo que queda de ella. O sea tienen menos fondo de armario que Hulk, pero incluso éste les ganaría a una partida de Trivial ¿Cuál es su terrorífico poder entonces? Dan miedo. Representan nuestro miedo más atávico a la muerte, el reflejo viviente de nuestro destino mortal. Los vemos avanzar de una manera desgarbada hacia nosotros y aún así nos aterroriza que nos alcancen cuando van a paso de caracol. En el fondo nos aterroriza saber que el zombi es como la propia muerte (o la propia vida), avanza despacio pero de manera inexorable acabará por alcanzarte, y por eso despiertan en nosotros esa extraña fascinación mezcla de miedo y asco.
Y si ya queda poco de inventar sobre esos trozos de carne ambulantes, Fear the Walking Dead estrena su segunda temporada dando otra vuelta de tuerca a los pútridos huesos del gran éxito de AMC The Walking Dead, en la que pretende dar las claves del origen del apocalipsis zombie. ¿Lo consigue? (PUEDE CONTENER INFORMACIÓN REVELADORA)


Es arriesgado desde el punto de vista narrativo localizar la acción en un intervalo de tiempo que ya viene delimitado desde un principio. Fear the Walking Dead (FTWD) pretende desvelar las claves y los interrogantes (que no son pocos) de su hermana mayor The Walking Dead (TWD). Recordemos que en es esta última el protagonista despierta de un coma en un hospital y se encuentra  todo hecho un desastre, patas arriba, con individuos a medio descomponerse que intentan descomponerlo a él, y con algunos supervivientes que muestran bastante poca humanidad.

Para ser honestos y coherentes, FTWD debería desarrollarse en el lapso de tiempo en el que todo pasa de la normalidad más absoluta, hasta el peor infierno imaginable. Pero la primera sorpresa (desagradable) de la Temporada 1 es que ésta indaga poco o nada en el origen del mal que provoca que los amables vecinos mueran, y en un tiempo récord se descompongan y vuelvan a la no-vida llenos de malas pulgas. La acción empieza con los primeros infectados, y después de dos o tres capítulos queda claro que la única salida para los vivos es la huida desesperada. Entonces nos encontramos con una curiosa sensación: FTWD se diferencia de TWD en que tiene una proporción ligeramente superior de humanos respecto  a zombies . Si, como sabemos, los despojos humanoides acaban dominando el planeta en el tiempo en el que uno despierta de un coma, ¿qué sentido tiene rodar una serie que cuenta lo mismo, en el mismo lugar y al mismo tiempo que otra que se rueda simultáneamente?

No lo sé. A parte dela razón de exprimir el filón hasta que se le agoten las vidas al zombie, o hasta que se cansen de andar de puro aburrimiento. El caso es que el amigo zombie impresiona la primera vez, pero después de que te lo presentan, no da mucho juego. Aunque acabas mirando de reojo siempre hacia él. Cabe recordar la muy recomendable Memorias de un Zombie Adolescente (Jonathan Levine, 2013) (¡Stephanie Meyer, otro ejemplo de que se pueden rodar historias con la palabra adolescente sin caer en la estupidez!) para destacar la original vía que abrió esta cinta, y que es la menos explorada: contar la historia desde el punto de vista de un zombie. Se ha hecho con vampiros, hombres lobo...¿por qué no con los caminantes descompuestos? Habría que dotarlos de un poquito de intelecto para que tuvieran una historia que contar, pero no demasiado, no vaya a ser que nos saliera un argumento demasiado complicado.
La segunda temporada de FTWD  nos ofrece desde los primeros momentos más dosis de gore y acción que toda la primera temporada, donde los momentos en los que el accidental grupo se halla encerrado en un barbería mientras en el exterior se desata el caos (homenaje velado la insuperable La Noche de los Muertos Vivientes (George A. Romero, 1968)), son lo  más destacable. Rubén Blades aporta la sangre caliente y profundidad que les falta a los zombies y a buena parte del reparto.
Vamos a pasar por alto cuestiones puramente epidemiológicas que pondrían en duda la hecatombe en sí misma, como que les resultase imposible contener una epidemia que se transmite exclusivamente por mordeduras, en la que el el infectado muestra unos síntomas claramente identificables, y además los muestra inmediatamente después de infectarse: nos hallamos ante el típico caso espectacular pero fácilmente contenible.

 Entonces ¿cuándo nos aburriremos de los zombies?¿cuándo dejaremos de tenerles miedo? Muy sencillo, cuando dejemos de temer a la muerte...



Ficha de la Película: 

Título original: Fear the Walking Dead (TV Series)a
Año: 2015
Duración: 60 min.
País: Estados Unidos
Director: Robert Kirkman (Creator), Adam Davidson, Kari Skogland, Stefan Schwartz
Guión: Robert Kirkman, Dave Erickson
Fotografía: Michael McDonough
Reparto: Kim Dickens, Cliff Curtis, Frank Dillane, Alycia Debnam-Carey, Rubén Blades, Mercedes Masohn, Colman Domingo, Lorenzo James Henrie, Elizabeth Rodriguez
Productora: AMC Studios
Género: Serie de TV. Terror. Ciencia ficción | Futuro postapocalíptico. Zombis. Spin-off. Precuela
Sinopsis:

Serie de TV (2015-Actualidad). Spin-off / precuela de la serie "The Walking Dead", ambientado en la ciudad de Los Ángeles y centrado en una familia que debe sobrevivir a los comienzos del apocalipsis zombie. Muestra el origen del virus y cómo se expandió alrededor del mundo desde el punto de vista de una familia. (FILMAFFINITY)

Estreno de la segunda temporada: 10 de abril.

No hay comentarios:

Publicar un comentario