14 de mayo de 2016

"Capitán América: Civil War":Toda Guerra Civil tiene daños colaterales.

Llega la última superproducción de Marvel. El enésino capítulo de la mayor factoria de superhéroes del cine (con permiso de DC). Los aficionados al género tienen que rascarse la cartera, porque aún coleando la oscuridad de Batman vs Superman y el exceso escatológico de Deadpool, tenemos otra vez a lo más granado de Los Vengadores poniéndose manos a la obra, pero esta vez en lugar de centrar sus fuerzas contra un enemigo común, el objetivo es un duelo fratricida entre superpoderosos.

Nos proponen de nuevo un juego en la que tenemos que escoger: si nos decantamos por un bando o por el otro, escoger si decidimos que nos gustan los dos por igual y disfrutamos del espectáculo, o si hemos escogido que el tema de las sagas de superhéroes ya está estirado en exceso y observamos todo con cierto escepticismo. La partida ya está en marcha, intentaremos ser lo menos concretos posible, pero PUEDE CONTENER INFORMACIÓN REVELADORA.



"La primera vez fue por él mismo. La segunda por su país. Esta vez, es por un amigo". Vale, es el eslógan promocional de Rambo III ( Peter MacDonald, 1988), pero ¿a que le pega? Eso nos da una idea de que la aparentemente inagotable imaginación de los guionistas de Hollywood en realidad sigue unos patrones bastante repetitivos.

Pero ¿cuáles son los daños colaterales de esta guerra civil? Se sufren aproximadamente durante la primera hora de metraje, y no son los provocados por esta historia , sino lo heredados por tanta sobreexposición en tan poco tiempo a los hombres y mujeres con capa y mallas. Han descubierto los ejecutivos que las películas de superhéroes son consumidas hoy en día por un público mayoritariamente adulto, y han actuado en consecuencia. El lío es monumental con tanto personaje que cruza de unas sagas a otras, del que además tienen que saber toda la historia que lleva consigo para no perderte. Empiezan a tener más cameos que una película de Torrente y se van a convertir en más difíciles de situar que una adaptación de El Silmarillion. Pero creo que no han entendido el mensaje: identifican que adulto es sinónimo de tramas complejas, comienzos lentos, diálogos extendidos de manera artificial, y de buscar explicaciones profundas y racionales a situaciones que no tienen ninguna lógica ni explicación. La persona que va ver Capitán América: Civil War sabe que los superpoderes son imposibles, y le gusta que sea así. El esforzarse demasiado en que todo sea creíble es innecesario, y lo que es peor, profundamente aburrido.

La película desperdicia un tiempo precioso en ponernos en situación, en buscar motivaciones personales para que cada protagonista elige su bando. Pero es un error, ninguna de ellas puede ser tomada en serio, tienes la sensación de que los integrantes de cada bloque han sido elegidos con el mismo rigor con el que decidíamos los equipos en el patio del colegio. La premisa principal, ya hace aguas: el Capitán América, el único de todos con formación militar, de pronto se muestra incapaz de acatar la órden de un superior, y en su lugar Iron Man, se descubre como un soldado obediente y cuadriculado. A partir de ahí, unos y otros, ellas y ellos, comienzan a abrazar una causa u otra con la pasión de los cruzados en Jerusalén.

¿A qué tanta explicación, si lo que queremos todos es ver a los superhéroes partirse las mallas unos a otros con sus superpoderes? Nos da igual el porqué, sabemos que son imposibles y no nos importa, queremos ver el escudo golpeando al puño de hierro. Pero valga lo anterior como único/mayor defecto. Hay que reconocer, que desde que el momento llega y se desatan las hostilidades, la película responde y funciona.  La escena en la que Tony Stark conversa con Peter Parker sentados en la cama de su habitación es posiblemente de lo mejor del film. El enfrentamiento de los dos bandos en el aeropuerto es sencillamente espectacular, un todoscontratodos en el que la sorpresa más agradable son los recién llegados.

Y la trama aún nos guarda un giro más, una vuelta de tuerca oscura y acertada cuando todo parecía por fin superado, y que enfrenta a nuestros dos héroes de una manera mucho más personal y que será mucho más difícil de solucionar. Si hubieran ido al grano desde el principio, la película sería redonda.

Mención especial merece nuestro Daniel Brühl, actor barcelonés que ya cuenta con un buen puñado de papeles en películas sobresalientes, y al que inexplicablemente no se le reconoce en nuestro país como se merece. Su personaje es el más creíble de todo el film, y si ya cuesta decidirse por el capi o por Iron Man, resulta imposible no sentir empatía por este villano diferente.

El primer paso fue juntar en una misma película a varios superhéroes para que lucharan en equipo contra un enemigo común. El segundo fue enfrentarlos los unos contra los otros... me preocupa cuál será el próximo, y si en la siguiente vuelta de tuerca el universo se vaya a gripar por completo. Puestos a imaginar un futuro absurdo y distópico, les podemos proponer unas ideas a los guionistas, como que cada cuatro años organicen una gran película a modo de Juegos Olímpicos en los que se enfrenten héroes de Marvel y DC (¿quién sería campeón de lanzamiento de martillo, Thor o Hulk?) O mejor aún, Proximamente: Los Vengadores: el Musical. En él no sería difícil imaginar a Iron Man tomando partido por los AC/DC, y sustituyendo a Brian Johnson como cantante hasta terminar la gira. Y al resto del grupo interpretando temas de los Village People, coreografías incluidas.
Vamos a dejarlo ahí, no vaya a ser que algún ejecutivo se lo tome en serio. Peores cosas se han visto.



Ficha de la película:

Título original: Captain America: Civil War aka
Año: 2016
Duración: 147 min.
País: Estados Unidos
Director: Anthony Russo, Joe Russo
Guión: Christopher Markus, Stephen McFeely (Cómic: Mark Millar) (Personajes: Joe Simon, Jack Kirby)
Música: Henry Jackman
Fotografía: Trent Opaloch
Reparto: Chris Evans, Robert Downey Jr., Scarlett Johansson, Sebastian Stan, Anthony Mackie, Don Cheadle, Jeremy Renner, Chadwick Boseman, Paul Bettany, Elizabeth Olsen, Paul Rudd, Emily VanCamp, Tom Holland, Daniel Brühl, Frank Grillo, William Hurt, Martin Freeman, Marisa Tomei, John Kani, John Slattery, Alfre Woodard, Stan Lee, Heidi Moneymaker, Gene Farber, Florence Kasumba
 Productora:Marvel Studios / Marvel Entertainment / Sony Pictures Imageworks (SPI)
Género: Acción. Thriller. Fantástico | Superhéroes. Cómic. Marvel Comics. Secuela. 3-D
Web oficial: http://marvel.com/captainamerica
Sinopsis
Después de que otro incidente internacional involucre a Los Vengadores, causando varios daños colaterales, aumentan las presiones políticas para instaurar un sistema que exija más responsabilidades y que determine cuándo deben contratar los servicios del grupo de superhéroes. Esta nueva situación dividirá a Los Vengadores, mientras intentan proteger al mundo de un nuevo y terrible villano. Tercera entrega de la saga Capitán América. (FILMAFFINITY)










No hay comentarios:

Publicar un comentario