28 de junio de 2016

“Ha vuelto” ¿… y quizá para quedarse?

Estamos ante uno de esos descubrimientos que de primeras parece que van a ser un fiasco y luego remontan el vuelo alcanzando buenos resultados.

Empiezo por su sinopsis. Sin que tenga importancia el porqué, Hitler reaparece en el Berlín de 2014. Para él, no ha habido descanso ni han pasado los años desde la II Guerra Mundial. En la sociedad actual comprobará qué tipo de acogida tiene su mensaje y su propia figura.

Los alemanes son buenos revisando su propia historia y recogiéndola ante las cámaras, aunque el hecho de que se presente esta película como comedia me daba algo de repelús. ¿Humor alemán?




Como decía, al principio pensé que perdía el tiempo. El comienzo de la película es desesperante, el nervioso reportero que localiza al renacido Hitler es una pantomima, agobiante. Los minutos del filme que transcurren dentro de un quiosco al lado de la puerta de Brandenburgo son de lo más flojo y estuve “a un tris” de abandonar el visionado. Sin embargo, en cuanto Hitler se echa a las calles y empieza a ser conocido y reconocido, la película mejora. Cuando la comedia se tiñe de negro, cuando el mensaje es el que es y no hay payasos alrededor es cuando la película alcanza cierto toque señorial y genera al espectador un “¿qué pasará a continuación?”

La realización es de falso documental, si bien hay escenas grabadas con personas espontáneas, en la calle, recogiendo gestos y palabras a favor como acciones en contra, insultos y reproches. Es similar en su formato a “Borat” (2006) o “Bruno” (2009), ambas con Sacha Baron Cohen.
Destacar el papel de Oliver Masucci, el actor que interpreta a Hitler. Muy a la altura de Bruno Ganz, el otro Hitler de “El hundimiento” (2004). Aunque en el caso actual es un Hitler grande y fornido, casi a lo Dolph Lundgren, pero su interpretación facial, con algunos implantes y sus gestos son muy logrados y, efectivamente, las bocas abiertas en las calles alemanas lo atestiguan.

Valientes los alemanes en rememorar su pasado, reírse de él y seguir hacia adelante. ¿Seríamos capaces de hacerlo en España? ¿Podríamos reeditar una vuelta cómica de Franco? Algún programa de TV ha hecho algún sketch o parecido pero no hay una película que, tras el paso del tiempo, ponga el debate sobre la mesa. Por favor, no me olvido de la genial “Espérame en el cielo” (1988) de Antonio Mercero. Aún tengo en la cabeza la orden del dictador diciendo “¡Cuádrese!” y a Sazatornil llevándosele los demonios. Pero ¿ahora? En esta sociedad meapilas, del buenismo, la corrección, lo políticamente correcto, el lenguaje gilipollas y demás… ¿podríamos reírnos de nuestro pasado? Ahí queda eso.

Una película muy interesante salvo esas irregularidades cómicas iniciales (y alguna breve intermedia), si los lectores aguantan el principio se llevarán una agradable sorpresa.

Tráiler de la película:



Ficha de la película:
Título original: Er ist wieder da
Año: 2015
Duración: 116 min.
País: Alemania
Director: David Wnendt
Guión: David Wnendt (Novela: Timur Vermes)
Música: Enis Rotthoff
Fotografía: Hanno Lentz
Reparto: Oliver Masucci, Fabian Busch, Christoph Maria Herbst, Katja Riemann, Franziska Wulf, Lars Rudolph, Michael Kessler
Productora: Mythos Film / Claussen Wöbke Putz Filmproduktion / Constantin Film Produktion
Género: Comedia | Sátira. Nazismo. Falso documental
Sinopsis: En el año 2014, Adolf Hitler se despierta en Berlín, sin memoria de nada sucedido tras el año 1945. Sin casa y sin recursos, Hitler comienza a reinterpretar la Alemania que ve en pleno siglo XXI desde su perspectiva nazi... Adaptación de la novela de Timur Vermes, que plantea la hipótesis, en formato de falso documental -similar a "Borat"-, de qué ocurriría si Hitler hubiera sobrevivido. (Fuente: FILMAFFINITY)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada