23 de octubre de 2016

"Inferno". Tócala de nuevo, Tom.

Han pasado siete años desde que Robert Langdon nos llevó por última vez de ruta turística por la vieja Italia. En busca de significados ocultos bajo las piedras, como en una gynkana suicida. Un sólido reparto y el inagotable filón que supone Italia para brindar obras de arte que esconden secretos milenarios, son las dos bazas que presenta el siempre efectivo Ron Howard para llamar nuestra atención, otra vez.

No nos llevemos a engaño, cualquiera que se acerque a ver Inferno tiene una idea bastante acertada de lo que se va a encontrar. El factor sorpresa solo funciona una vez, y en este caso el cartucho se quemó con El Código da Vinci (2006).

Pero después del fenómeno da Vinci, quedaban los mimbres para hacer unos entretenidos thrillers, con rebuscadas tramas conspiranoicas de esas que gustan tanto a los amantes de la Historia y de paso hacernos un recorrido digno de un canal de viajes. Pasarnos dos horas de legítimo entretenimiento, con interpretaciones convincentes y sin insultar la capacidad intelectual del espectador... que ya es prometer mucho.




Se supone que las escenas que abren una película tienen como objeto atrapar la atención del espectador, por medio de un espectáculo que directamente nos apabulle en la butaca, o por una propuesta tan interesante que despierte nuestra curiosidad.

Pues bien, en el caso de Inferno parece que el objetivo de los 15 primeros minutos de película sea hacer una criba entre los presentes, para que los que realmente no sean fans de Robert Langdon se levanten de su asiento y prueben cambiarse de sala. No recuerdo una secuencia de apertura tan confusa, que desoriente tanto al espectador durante tanto tiempo. Vale, el director quiere que nos sintamos como el protagonista después de sufrir un shock, pero es que son unos minutos interminables de imágenes desenfocadas, golpes en la cámara, escenas fugaces de un segundo que no tienen ningún sentido. Si mantenéis la paciencia (o echáis la vista a un lado) durante esos primeros momentos,  todo será más sencillo. Tom Hanks irá recobrando la normalidad, la historia irá cogiendo interés, y nos encontraremos con una agradable sensación de deja-vu mientras corremos de de un museo a una capilla, y tiro porque me toca.

Donde era la Gioconda y Leonardo, ahora es el Inferno de Dante. Donde eran los Illuminati, ahora son una agencia supersecreta de mercenarios encargados de controlar de aquella manera el Órden Mundial. Dante tiene tanta chicha o más que Leonardo a la hora de encontrarle rincones oscuros, aunque no deja de sorprenderme porqué todas las pistas que va encontrando la pareja protagonista a modo de miguitas de pan están siempre escritas en inglés. Y para no abusar de Florencia y de sus infinitos rincones, segunda escala del viaje: Estambul (Santa Sofía incluida), ciudad con unas raíces tan profundas e intrincadas como la misma Roma.

Líneas argumentales y localizaciones aparte, Tom Hanks no tiene nada que demostrar a nadie, así que se dedica a volver a ser el Robert Langdon de las anteriores (cuando recupera el sentido tras el horrible principio), Ben Foster crea un villano que... nos sabe a poco. Porque Foster nos tenía muy bien acostumbrado encadenando varias interpretaciones airosas, y en esta nos da la impresión de que no sabemos del personaje lo suficiente, o quizá no había mucho que contar. La ecuación la compensa con creces Felicity Jones. A ella si nos la creemos, parece que llevara siendo la compañera de Tom Hanks desde la facultad, incluso que nunca hubiera existido Audrey Tatou. Y hace que tengamos más ganas (si cabe) de verla en Rogue One, una Historia de Star Wars.

Un thriller que no defrauda, aunque tampoco sorprende. Pero a lo mejor, los viajeros que eligen Florencia o Estambul, los viajeros que buscan a Tom Hanks, en el fondo les gusta saber que hay cosas que están bien como están.

Ficha de la película:

Título original: Inferno
Año: 2016
Duración: 121 min.
País: Estados Unidos
Director: Ron Howard
Guión: David Koepp (Novela: Dan Brown)
Música: Hans Zimmer
Fotografía: Salvatore Totino
Reparto: Tom Hanks, Felicity Jones, Ben Foster, Irrfan Khan, Omar Sy, Sidse Babett Knudsen, Ana Ularu, Jon Donahue, Cesare Cremonini, Xavier Laurent, Fausto Maria Sciarappa, Juan Ignacio Pita
Productora: Imagine Entertainment
Género: Thriller. Intriga | Secuela
Grupos: Adaptaciones de Dan Brown Novedad
Sinopsis
Robert Langdon, el famoso profesor de simbología (nuevamente interpretado por Tom Hanks) se encuentra tras el rastro de una serie de pistas conectadas con el mismísimo Dante. Cuando Langdon despierta con amnesia en un hospital italiano, hará equipo con Sienna Brooks (Felicity Jones), una doctora de la que él espera le ayude a recuperar sus recuerdos. Juntos recorrerán Europa en una carrera a contrarreloj para desbaratar una letal conspiración global. Adaptación del best-seller homónimo de Dan Brown. (FILMAFFINITY)

No hay comentarios:

Publicar un comentario