11 de diciembre de 2016

The Alligator People: pasen y vean al asombroso caimán humano.

Puro cine Serie B, de terror y monstruos reza el género en casi todas las fuentes. Monstruos sí, no ha variado tanto el concepto de lo grotesco y lo horrendo en 50 años, pero lo de terror ya nos queda muy lejos.

Nos despierta una sonrisa cómplice antes que el más mínimo temor o sobresalto, pero es una sensación agradable, como ver a un artesano haciendo a mano unos buenos zapatos (de cocodrilo), y pensamos extrañados ¿antes lo hacían todo así?




Mediante técnicas de regresión por hipnosis, una mujer cuenta a dos científicos una historia fantástica. Cómo perdió a su marido en mitad del viaje de novios, y lo encuentra más tarde en una granja infestada de cocodrilos donde han experimentado con él unas técnicas de regeneración... con terribles efectos secundarios.

 Las personas sometidas al tratamiento mejoraban milagrosamente, pero acababan mostrando rasgos reptilianos... La misteriosa mujer decide entonces buscar al responsable para devolver a su recién estrenado marido una apariencia más humana, pero no puedo contaros más sin destriparos el film, que os garantiza pasar un buen rato. Nada más.

Ni interpretaciones antológicas, ni sesudos diálogos o monólogos profundos. Tampoco esperéis que os den pavor las criaturas, si el maquillaje en los más precoces estados de transformación está bastante logrado, el híbrido mitad hombre-mitad cocodrilo es un engendro absolutamente tragicómico. La escena es la de una tragedia griega, shakespeariana, un modo de Frankenstein versión reptil que intenta escapar a su destino deforme.

 El problema es que a través de nuestra mentalidad digital, lo único que percibimos es a un hombre comicamente disfrazado, a unos actores fingiendo pavor cuando lo que debieran estar sintiendo es risa. Pero también a unos directores que se atrevían a dar forma a cualquier historia sin miedo ni prejuicios (ojo, Roy del Routh dirigió la primera versión de El Halcón Maltés), a un equipo de profesionales llenos de un entusiasmo infantil, y a un cine que demandaba del espectador la misma creatividad e imaginación que a un niño cabalgar sobre una escoba y fingir que es el Llanero Solitario.

Su visionado no exige más que 74 minutos, apenas un capítulo de una serie actual, tiempo más que suficiente para contar una historia condensada, sin metraje de relleno, sin pantallas verdes ni ejércitos interminables de orcos que nunca están allí. Solo ganas de asustarse, o de reír, la línea que las separa en esta historia es finísima. De todas formas, la escena final no tiene desperdicio.

Podéis ver el trailer de El Hombre Caimán aquí


Ficha de la película:

Título original: The Alligator People
Año: 1959
Duración: 74 min.
País: Estados Unidos Estados Unidos
Director: Roy Del Ruth
Guión: Orville H. Hampton, Charles O'Neal, Robert M. Fresco
Música: Irving Gertz
Fotografía: Karl Struss (B&W)
Reparto: Beverly Garland, Bruce Bennett, Lon Chaney Jr., George Macready, Frieda Inescort, Richard Crane, Douglas Kennedy
Productora: API
Género: Terror. Ciencia ficción | Monstruos. Serie B
Sinopsis
Una mujer que ha perdido a su marido cerca de los pantanos del sur, lo halla, por fin, en la mansión de la familia, pero parcialmente convertido en un cocodrilo. Para salvarlo tendrá que encontrar al científico culpable de tal metamorfosis. (FILMAFFINITY)

No hay comentarios:

Publicar un comentario