14 de enero de 2017

La caza. El periodista cazado.


Antes de nada quiero dejar constancia que este artículo representa única y exclusivamente la opinión del autor, y que necesariamente no debe coincidir con la de los creadores de este gran blog, a los que agradezco la oportunidad que me han concedido de publicar y escribir sobre el fascinante mundo del cine y sus autores, las emociones que nos provocan y, por qué no, sobre sus repercusiones y equivalencias en el siempre complejo mundo real en el que vivimos.

Me he acordado en estos días de la magnífica película de Thomas Vinterberg, “La caza”, sin duda una de las más interesantes reflexiones sobre la conducta humana (y sus a veces tenebrosas consecuencias) que se hayan hecho en los últimos años.




Un profesor de guardería es acusado injustamente de abusos sexuales a una alumna, comenzando así un paulatino proceso de acoso y derribo social donde las sospechas se confunden con certezas y las acusaciones acaban deviniendo en implacables condenas. Con una dirección sobria y contenida pero exquisita en los detalles, sin caer nunca en el tremendismo ni la exagerada impostura, y con una impresionante interpretación de Mads Mikkelsen, que hace que sintamos como nuestro el dolor, la amargura, la incomprensión, la profunda soledad a la que es recluida el personaje protagonista; “La caza” se convierte por derecho propio en una de las películas fundamentales de este comienzo de siglo y clave para comprender ciertos aspectos oscuros de nuestra errática y compleja  sociedad.

Y es que la razón de que esta gran obra viniera a mi cabeza es la polémica que ha acompañado al periodista Manuel Molares do Val tras publicar un artículo llamado “Victimas de su sexismo” donde relataba el caso particular de una mujer que, después de una previa denuncia, volvió a convivir con su pareja maltratadora y desgraciadamente acabó siendo asesinada por él. Tomando la parte por un todo, malinterpretando sus palabras y en una explosión de demagogia que deja corto lo representado por el filme del director danés, comenzó una brutal persecución pública acusando al citado periodista de promover el maltrato, alentar el machismo y cargar la responsabilidad del asesinato en la víctima y no en el maltratador. Una segunda lectura reflexiva y sin prejuicios mostraría claramente que la intención del autor era todo lo contrario, y solo advertía sobre un hecho que por desgracia a veces sucede, que los seres humanos (hombres y mujeres) no somos perfectos, en ocasiones erramos y confiamos en quien ha dado muestras de sobra que no es digno de ninguna confianza. Por desgracia, y al contrario que en la película, la caza de brujas ha dado sus frutos y Manuel Molares do Val ha sido despedido de el periódico El correo gallego y sometido a un escarnio público que todavía continua por tan solo atreverse a decir una verdad incómoda.

Por eso es tan importante el buen cine, películas valientes como “La caza”, de hondo calado y prístina lucidez, que muestran una esperanzadora luz en el camino y son una llamada a la reflexión y moderación en estos tiempos inciertos donde cualquier acontecimiento parece servir de incentivo para convertirnos a todos o bien en incauta presa, o en siniestros y despiadados cazadores.

Por Antonio Amaro.


Ficha de la película:

Título original: Jagten (The Hunt)
Año: 2012
Duración: 111 min.
País: Dinamarca
Director: Thomas Vinterberg
Guión: Thomas Vinterberg, Tobias Lindholm
Música: Nikolaj Egelund
Fotografía: Charlotte Bruus Christensen
Reparto: Mads Mikkelsen, Thomas Bo Larsen, Annika Wedderkopp, Alexandra Rapaport, Anne Louise Hassing, Lars Ranthe, Lasse Fogelstrøm, Susse Wold, Ole Dupont, Sebastian Bull Sarning
Productora: Zentropa Entertainments
Género: Drama | Abusos sexuales
Sinopsis
Tras un divorcio difícil, Lucas, un hombre de cuarenta años, ha encontrado una nueva novia, un nuevo trabajo y trata de reconstruir su relación con Marcus, su hijo adolescente. Pero algo empieza a ir mal: un detalle cualquiera, un comentario inocente y una mentira insignificante que se extiende como un virus invisible sembrando el estupor y la desconfianza en una pequeña población... (FILMAFFINITY

No hay comentarios:

Publicar un comentario