30 de mayo de 2017

Piratas del Caribe: La Venganza de Salazar. Joachim Rønning endereza el rumbo.

¿Cuál puede ser la motivación para acercarse a ver la última de Piratas del Caribe?

En mi caso, desde la subjetividad más absoluta, decidí que iría a verla cuando me enteré que al frente del proyecto estaría un tal Joachim Rønning. Este director noruego es responsable de la muy recomendable Kon Tiki (2012). Para ser honestos, previamente había decidido que no volvería a perder el tiempo ni el dinero en ver a Johnny Depp haciendo una caricatura de si mismo después del naufragio soporífero que me supuso la anterior En Mareas Misteriosas (Rob Marshall, 2012).

 Así que decidí dar una oportunidad a una franquicia a la que consideraba en la deriva más absoluta, y qué os voy a decir, puede que por ese elemento ajeno a nuestro control pero que influye tanto en nuestro criterio final: la expectativa,... resulta que he encontrado bastantes más luces que sombras en Piratas del Caribe: la Venganza de Salazar.




Valga como comienzo que me gusta mucho más su título original Dead Men Tell No Tales (Los hombres muertos no cuentan historias) que el infantil y descritpivo La venganza de Salazar. La principal diferencia que plantea su director con respecto a las anteriores entregas (aprovecho para recomendaros Kon Tiki, podéis leer el post AQUÍ ), es que no gira absolutamente al rededor de Johnny Depp/Jack Sparrow. Las dosis de sorpresa que ofrecía del personaje quedaron amortizadas hace tiempo, y forzando el histrionismo estábamos llegando a niveles más cercanos al ridículo que a la comedia. Pero sin ser todavía una película coral, en este episodio nos encontramos con bastantes más puntos de atención que los andares lagartianos de Sparrow.  Kaya Scodelario es una grata aportación al reparto, y el necesario contrapunto racional y mesurado al excesivo capitán de las rastas, quien en esta ocasión incluso se ve superado por primera vez en carisma por Geoffry Rush/Barbosa, y porqué no decirlo, por Javier Bardem/Salazar.

Sacudiéndonos los complejos que siempre nos acompañan a los españoles, de esos que nos puede molar todo el mundo menos nosotros, o podemos encontrar páginas brillantes en la historia de cualquier país menos del nuestro, pues honestamente el villano de esta entrega tiene mucha más chicha que cualquiera de la saga. Mucho mejor que aquel hombre calamar, aunque dentro del corsé que impone un villano de la casa Disney.  Guiño intencionado o no, es llamativo el momento en el que el almirante del navío ingles dice "...solo un navío del Imperio Británico podrá dominar los mares..." y un segundo después es engullido por un navío español convertido en una gigantesca escolopendra de enormes cuadernas. Si el almirante Nelson levantara la cabeza...

En el apartado de las sorpresas: hay muchas, y ninguna puede desvelarse sin estropear parte de la película así que toca verla. Solo apuntar como impagable la aparición del tío del capitán Jack Sparrow ¿quién será...? después de verlo os daréis cuenta de que no podía ser otra persona, sus reuniones familiares deben ser inolvidables.

Pero mi más grata sorpresa ha sido encontrarme un buen puñado de ideas, frescas y originales (la escena de la guillotina giratoria es digna de una película de Monty Phyton), imprescindibles en una película de aventuras, pero que se quedaron por el camino cuando Gore Verbinski se fue emborrachando de si mismo, como un buen pirata con un barril de ron, y pretendió convertir unas amables películas de piratas en unas entregas pesadas y oscuras como la Fosa de las Marianas. El único pero es que en una superproducción de este calibre tiene sus peajes. La necesidad de deslumbrar en cada escena, de apabullar por peso y tamaño nuestra capacidad de asombro, distrae nuestra atención de lo que sin duda son ideas originales y escenas bien construidas.

Con menos fuegos artificiales, con menos gigantismo,  a solas el talento de Goffrey Rush y la desconcertante inquina de Javier Bardem, habrían sido suficientes para llevar en esta ocasión a la Perla Negra hasta buen puerto.


Ficha de la película: 

Título original: Pirates of the Caribbean: Dead Men Tell No Tales
Año: 2017
Duración: 129 min.
País: Estados Unidos
Director: Joachim Rønning,  Espen Sandberg
Guion: Jeff Nathanson (Personajes: Ted Elliott, Terry Rossio Stuart Beattie, Jay Wolpert)
Música: Geoff Zanelli
Fotografía: Paul Cameron
Reparto: Johnny Depp,  Javier Bardem,  Brenton Thwaites,  Kaya Scodelario,  Geoffrey Rush, Orlando Bloom,  Kevin McNally,  David Wenham,  Stephen Graham,  Adam Brown, Golshifteh Farahani,  Martin Klebba,  Goran D. Kleut,  Jessica Green, Paul McCartney,  Keira Knightley
Productora: Walt Disney Pictures / Jerry Bruckheimer Films / Infinitum Nihil
Género: Aventuras. Fantástico | Aventuras marinas. Piratas. Venganza. Secuela
Grupos: Piratas del Caribe Novedad
Sinopsis:
El capitán Jack Sparrow se enfrentará a un grupo de piratas-fantasma comandados por una de sus viejas némesis, el terrorífico capitán Salazar, recién escapado del Triángulo de las Bermudas. La única posibilidad de Sparrow para salir con vida es encontrar el legendario Tridente de Poseidón, un poderoso artefacto que le da a su poseedor el control de los mares. (FILMAFFINITY)

No hay comentarios:

Publicar un comentario