12 de septiembre de 2017

Atmósfera 0. Cuando Sólo Ante el Peligro estuvo en órbita

Prácticamente todo el mundo sabe que la inagotable serie de películas de la Guerra de las Galaxias (me resisto a llamarle Star Wars) surgió como una adaptación particular de la película japonesa Los Siete Samuráis del director Akira Kurosawa (1954) Se trasladó su historia del Japón feudal a una galaxia muy, muy lejana y el resultado sigue dando coletazos hasta hoy. Nunca se imaginaron aquellos nobles samuráis que sus catanas serían transformadas en sables láser y que se siguen blandiendo por causas igualmente dignas aunque sus portadores tengan antenas, cuatro ojos y piel de color verde.




Pues con Atmósfera 0 ocurre algo parecido, aunque no con la repercusión de La Guerra de las Galaxias. Atmósfera 0 es casi un calco del wester “Sólo ante el Peligro” (1952) de Fred Zinnemann. Lo cual lo digo no como demérito, sino como dato curioso. Siempre he dicho que Avatar (2009) era una película de indios y vaqueros, indios azules y vaqueros ultra tecnológicos, pero claramente era una transposición de aquellas matanzas de nativos americanos por hacerse con el control de sus tierras y sus recursos. Pandora era el lejano y duro oeste donde cualquiera podía morir por enfermedad, hambre, devorado por animales salvajes o atacado por sus poco hospitalarios habitantes. Esto tampoco es un demérito. Es una forma nueva de contar una historia ya conocida.

Nos centramos en Atmósfera 0. La historia transcurre en una lejana e inhóspita estación minera con miles de trabajadores encerrados que se dedican a trabajar, beber y fornicar. Existe un precario equilibrio y un status quo que se mantiene con un cuerpo de policía no demasiado escrupuloso que evita que las cosas se salgan de madre. Pero, llega un nuevo sheriff, perdón, un nuevo jefe de policía interpretado por el actor Sean Connery, alguien con demasiada honradez y un alto concepto de honor y de justicia que choca frontalmente con la situación establecida en la estación minera y, en concreto, con el director de la misma, el actor Peter Boyle, que algunos reconocerán como el Frankestein del Jovencito Frankenstein (1974) No puedo negar que este dato le quita seriedad al personaje, pero no es culpa de esta película, la verdad.

Lo dicho, ya tenemos la corrupción mirando cara a cara a la justicia más inmaculada y como no puede ser de otra manera, las cosas se arreglan a tiros y lanzando a pobres diablos al espacio profundo. El director de la estación, harto de las intromisiones del jefe de policía, decide traer a un grupo de pistoleros espaciales para que acaben con él. El jefe de policía está sólo y se prepara para la llegada de los mercenarios.

Interesante película que, imagino que por coincidencia temporal bebe de los corredores de la Nostromo de la primera Alien; de los bares llenos de inmundicia humana y alienígena de La Guerra de las Galaxias; y de los hacinados cubículos-vivienda llenos de deshechos humanos y desperdicios propios del Juez Dredd (el cómic).

Con todos estos ingredientes y aunque haya algunas cosas que hoy puedan rozar el ridículo (esa gota de sangre que “cae” hacia arriba), Atmósfera 0 es una buena película que no debe caer en el olvido.

Tráiler de la película:







Ficha de la película:


Título original: Outland
Año: 1981
Duración: 109 min.
País: Reino Unido
Director: Peter Hyams
Guion: Peter Hyams
Música: Jerry Goldsmith
Fotografía: Stephen Goldblatt
Reparto: Sean Connery, Peter Boyle, Frances Sternhagen, Steven Berkoff, James Sikking, Clarke Peters, Kika Markham, Pat Starr, John Ratzenberger, Hal Galili
Productora: Warner Bros. Pictures
Género: Ciencia ficción. Thriller | Aventura espacial. Película de culto
Sinopsis: En un mundo futuro, un agente de policía es enviado a una remota colonia de Júpiter para investigar la sospechosa muerte de tres obreros en una mina. Su determinación a esclarecer lo sucedido pondrá su vida también en peligro, pero ni siquiera la orden de que abandone la investigación hace que desista en su empeño. (Fuente: FILMAFFINITY)

No hay comentarios:

Publicar un comentario