2 de septiembre de 2017

La Torre Oscura. Y a medio construir.

"La Torre Oscura", definida por el propio Stephen King como su Gran Obra, se ha pasado años dando tumbos entre los portafolios de los ejecutivos de Hollywood. Estuvo a punto de salir adelante en forma de serie de televisión con Javier Bardem en uno de los papeles principales, y después de un sinfín de dificultades de producción, llega a nosotros.

Hace muchos años que leí mi última novela de Stephen King, y no me he acercado nunca a este gigantesco cosmos que ha creado el escritor al rededor de La Torre Oscura. Hasta donde conocía, los relatos de terror de King abarcaban una novela a veces gruesa como It, pero no se desarrollaban en extensión y complejidad hasta rivalizar con la Tierra Media.

Pues este universo literario creado a lo largo de tantos años, acompañado por una película que ha llevado lustros poner en movimiento, nos generaría las expectativas de una producción compleja, escrita y rodada con todo el mimo y  tiempo del mundo. Como los cimientos de la interminable Torre. Pero el sentimiento que sobrevuela la película entera no es el de una obra pulida y reposada, es más bien el de precipitación.



No diremos que no haya nada rescatable de la feria, no sería justo ni objetivo. Es muy agradable ver como las películas de Stephen King han desarrollado un subgénero en si mismas (no hay que olvidar que el escritor es uno de los más adaptados al cine de la historia), comienzan a tener elementos comunes que cruzan las novelas al más puro estilo Marvel. Y cuando nos presentan la idea de una fuerza capaz de mantener comunicadas todas las mentes "especiales" del universo, y la llaman El Resplandor... pues claro son palabras mayores. El corazón cinéfilo comienza a latir más deprisa solo escuchar la referencia y piensa que quizá, esté en un lugar que merece la pena estar.

Pero es un lugar que merecería la pena si estuviera terminado. Las bondades que se le suponen hoy a una producción de gran presupuesto están todas: diseño de producción, presupuesto, efectos especiales, actores... Sobre todo estos últimos y muy especialmente uno que comienza a ser ya imprescindible. Estoy hablando por supuesto de Idris Elba, un intérprete de presencia imponente, de credibilidad indudable, capaz de restar verosimilitud al mismo Matthew McConaughey.

Pero más allá de este reducido elenco, fuera de la perspectiva privilegiada de la Torre, al invento se le ven las costuras, o los cimientos. Son más las cosas que se desconocen que las que se dicen, quizá un estudioso de la obra rellene todos los agujeros del guión, pero para un profano es del todo imposible. Nos faltan las motivaciones, y con ellas nos falta la empatía. La película se desenvuelve bien cuando se suceden las escenas de acción, pero en el momento en el que da el salto a algo más, nos gana el sentimiento de premura, de precipitación.

La sensación de que la Torre tenía fecha de entrega y se nos ha echado encima el plazo cuando quedaba todo por lucir. Y esa sensación crece cuanto más nos acercamos al desenlace, que es algo así como si el propietario nos deja las llaves en la mano y echa a correr. Después de tantos años, después de tantos libros... Y entregamos la torre a medio construir.



Ficha de la película:

Título original: The Dark Tower
Año: 2017
Duración: 95 min.
País: Estados Unidos
Director: Nikolaj Arcel
Guion: Akiva Goldsman, Nikolaj Arcel, Anders Thomas Jensen (Novela: Stephen King)
Música: Junkie XL
Fotografía: Rasmus Videbæk
Reparto: Idris Elba,  Matthew McConaughey,  Tom Taylor,  Katheryn Winnick,  Abbey Lee, Jackie Earle Haley,  Fran Kranz,  Claudia Kim,  Michael Barbieri,  José Zúñiga, Alex McGregor,  Dennis Haysbert,  Nicholas Hamilton
Productora: Columbia Pictures / MRC / Imagine Entertainment / Weed Road
Género: Fantástico. Western. Ciencia ficción | Western futurista
Grupos: Adaptaciones de Stephen King Novedad
Sinopsi:
En un mundo extrañamente parecido al nuestro un cowboy de nombre Roland Deschain de Gilead persigue a su eterno enemigo, "el hombre de negro". Roland, solitario, quizá maldito, anda sin descanso a través de un paisaje triste y abandonado. Conoce a Jake, un chico de Nueva York pero venido de otro tiempo, y ambos unen sus destinos. Ante ellos están las montañas. Y mucho más allá, la Torre Oscura... Adaptación de la saga literaria de Stephen King. (FILMAFFINITY)

No hay comentarios:

Publicar un comentario