30 de mayo de 2018

Han Solo: Una historia de Star Wars. Y un cúmulo de errores.

Como muy bien saben, estimados lectores, hemos comentado en un par de artículos anteriores que somos conscientes de la enorme subjetividad personal que existe a la hora de valorar una película, lo cual no quita para que haya siempre ciertos elementos en base a los que poder opinar con un poco de rigor.

Así que aquí tienen mi particular visión de este pequeño desastre que encadena múltiples y subjetivos errores creando una obra desigual y poco equilibrada que aunque entretiene, por desgracia pocas veces llega a emocionar.

Primer error. La trama: Simple, monótona, excesivamente esquemática y, a veces, hasta aburrida. Ni una sola conversación memorable, exceso de secuencias de acción (la mayoría confusas y demasiado oscuras) y nulo atrevimiento. Tan solo levanta la cabeza en su tramo final con algún que otro giro de guion interesante. El resto muy pobre. Y como fan de Star Wars siento escribir esto, más cuando uno de los guionistas es el gran Lawrence Kasdan, sin duda uno de los más grandes escritores que ha dado el cine, pero que esta vez no ha estado del todo afortunado.




Segundo error. Personajes sin carisma: Es triste reconocerlo, pero a lo largo de toda la película no hay un solo personaje por el que desarrolles la más mínima empatía, al contrario, la inmensa mayoría acaban siendo hasta cargantes. Respecto al más criticado, Alden Ehrenreich en su papel de Han Solo, creo que por físico y por talento era la persona adecuada para interpretarlo, el problema es que ha habido una errónea concepción del personaje, de manera que a mitad de película uno no sabe muy bien si está viendo a un joven Han Solo o a un joven Indiana Jones, porque incomprensiblemente tiene más elementos del segundo que del primero.

Tercer error. La robot feminista libertaria L3: Sí, lo sé, esto debería ir incluido en el segundo error, pero este personaje delirante e insoportable ha conseguido por méritos propios un apartado para sí solo al convertirse en el robot menos creíble de la historia del cine. Y por supuesto mi crítica no va hacia que sea feminista y libertaria, faltaría más, el problema es que lo sea de una manera tan impostada, artificial y exagerada. Está muy bien defender tan nobles causas, pero por favor, háganlo de una manera más inteligente y elaborada, y no a través de una robot histérica y desagradable. Por lo que a mi respecta, han logrado lo que parecía imposible en el universo Star Wars, alguien que te caiga peor que Jar Jar Binks. Y su momento final con Lando es casi tan bochornoso como los diálogos románticos entre Anakin y Amidala en “El ataque de los clones”. Casi.

Cuarto error. La fotografía: Prácticamente toda la película transcurre en una oscuridad terrosa casi absoluta. Ya sé que eso está de moda porque así parece que los personajes son más profundos, introspectivos y todo eso, pero cuando quieres hacer una historia de aventuras desenfadada, con bastante humor y muchas secuencias de acción creo que no es lo más indicado. Primero porque emocionalmente la fotografiá no acompaña a lo que estamos viendo, y segundo porque hace que dichas secuencias sean menos espectaculares y se aprecien mucho peor. Colocar en esos momentos la cámara tan cerca de los personajes y moverla continuamente a toda velocidad tampoco ayuda mucho, la verdad.

Quinto error: La relación romántica de Han Solo con Qi'ra: No es una buena idea meter una relación romántica cuando, como espectador, ya sabes desde el principio que todo va a acabar mal. Pero si lo haces que no sea algo tan soso y anodino como lo que nos han mostrado.

Sexto error. Si quieres crear emoción a través de la muerte de un personaje, hazlo al final de la película, cuando ya lo conoces y en cierto modo te has encariñado con él, pero no cuando solo lleve diez minutos en pantalla y te de igual si muere o no. Y este error lo cometen dos veces. Aunque la segunda se agradece…

Pues eso, una película de aventuras bienintencionada pero fallida que los más jóvenes seguramente disfrutarán y que los más veteranos olvidaremos diez minutos después de abandonar la sala. Al menos la banda sonora es, como siempre, excelente, tiene algún buen momento cómico, Chewbacca sale un poco más de lo acostumbrado y como dije antes, el tramo final es bastante interesante. Algo es algo.


Por Antonio Amaro, El Misásntropo Feliz

Ficha de la película:

Título original: Solo: A Star Wars Story
Año: 2018
Duración: 135 min.
País: Estados Unidos
Dirección: Ron Howard
Guion: Lawrence Kasdan, Jonathan Kasdan (Personaje: George Lucas)
Música: John Powell
Fotografía: Bradford Young
Reparto: Alden Ehrenreich,  Emilia Clarke,  Woody Harrelson,  Donald Glover,  Thandie Newton, Paul Bettany,  Phoebe Waller-Bridge,  Warwick Davis,  Clint Howard,  Richard Dixon, Joonas Suotamo,  Sarah-Stephanie,  Deepak Anand,  Slim Khezri,  Ian Kenny, Douglas Robson,  Omar Alboukharey,  Sean Gislingham,  Nathaniel Lonsdale
Productora: Lucasfilm / Walt Disney Pictures / Allison Shearmur Productions / Imagine Entertainment
Género: Ciencia ficción. Aventuras | Star Wars
Grupos: Saga Star Wars Novedad
Sinopsis:
Precuela de la saga Star Wars, en la que se conocen los primeros pasos que dio el personaje de Han Solo, desde joven hasta convertirse en el contrabandista antihéroe que vimos en "Una nueva esperanza", antes de encontrarse con Luke Skywalker y Obi-Wan Kenobi en la cantina de Mos Eisley. (FILMAFFINITY)

1 comentario:

  1. Entendiendo la subjetividad del artículo, me gustaría arrojar mi espada láser sobre los errores que se citan en él, para dar una opinión más del lado rebelde:

    1. Sobre el primero, la trama, en mi opinión diré que se reduce a mostrar un episodio puntual de HAN en su fase embrionaria. Esto es, el descubrir cómo se forja su veloz carrera como contrabandista, y la amistad con su peludo Wookiee, en el cómo llega a dar con el Halcón, y en el modo que comienza a marcar su etapa de amores y relaciones que matan, sean femeninos o de criaturas galácticas. Y en eso no puede haber reproche. Quizás por ese motivo esa trama pasa por ser más visual que textual, no obstante hay una gran cantidad de guiños – como conversaciones memorables – relacionadas con comportamientos propios de ese personaje en el episodio IV, quizás habría que mirar la pobreza de entonces.

    2. Sobre los personajes, los que no son pasajeros (aquellos que no “nacen y mueren” en esta historia, por mucho o poco que duren en ella antes de morir), tienen sobrado carisma como para saber qué muchos de los que sobrevivan con nombres y apellidos (a saber, Lando Calrissian y el propio Chewie como ejemplos), tendrán la relación asegurada en un futuro, y otros quizás que se aseguran (al menos el vacío de guión sin explicar) otras tipo de relaciones (Qira o Kira). Lejos de ahí, no puede haber personaje carismático si no existe vínculo estrecho con los episodios conocidos y de ser así, sobran las palabras carismáticas.

    3. Y hablando de carisma … cierto es que el robot L3 es poseedora de una actitud demasiado cercana para una galaxia tan lejana (eso puede tener su propio encanto), no obstante sufre además de un pésimo doblaje el hecho de no durar demasiado (lo suficiente para llenar al Halcón de un inmenso mapa de navegación) pero no está muy lejos, en mi opinión, de ser un robot muy al estilo C-3PO, torpón al caminar, con mucha información en su interior y hecho a sí mismo … y por lo leído en este artículo ha dejado alguna conversación memorable, aunque sea de mal recuerdo, ¿no?

    4. En cuanto a la calidad fotográfica, pues al igual que en cualquier película no sólo reside en la luminosidad (o calidad de luminosa), hay múltiples factores que acompañan esa cualidad. Cierto es que Bradford Young estampa su sello con en esa intensidad en clave baja, no obstante, bien situado en la sala de cine y a pantalla grande, no hay tanta oscuridad y muchísimo menos durante tanto tiempo. En este caso además, “el lado oscuro” da mucho juego.

    5. La relación romántica de Han Sólo, no sólo es el motivo con el que arranca el filme, sino que además (con lo dicho en el punto 2) lleva la idea de vincular un nuevo personaje, como otros antes que ella, que formando parte del lado enemigo, lleva su espina del lado rebelde. Esa dualidad funciona en la saga desde los orígenes y a mi juicio no tiene nada de mala idea.

    6. Cuando todas las muertes importantes acontecen al final de una película, deja no sólo mayor dificultad en el personaje mientras éste/a siga vivo, sino que además se hace un poco más previsible. En cualquier caso, ambas muertes llevan un motivo escondido, y ambas están rodeadas de escena de emoción, sin duda alguna.

    En fin, valorando la película con otros ojos, y a modo de curiosidad final, citaré que R2-D2 sale tres veces durante la película … casi como si fuese el propio Alfred Hitchcock consigo mismo. Gracioso detalle.

    ResponderEliminar