SPIDER MAN: LEJOS DE CASA, de viaje para encontrar el camino.


Después de la convulsión en los cimientos del Universo Marvel (y del Universo conocido), que supusieron los hechos ocurridos en la última entrega de Los Vengadores, Vengadores: Endgame, llega la película que representa el punto y final de ciclo. O quizás, debido a la dimensión en el cambio de registro, suponga ya la primera de una nueva etapa, con la que Marvel Studios pretende refundar su imaginario, ya que ni siquiera los más extraordinarios superhéroes son inmunes al imparable paso del tiempo y al desgaste en todos los sentidos, que lleva consigo.

Vaya por delante que, evidentemente, no voy a contar el final de esta película, ni de Vengadores: Endgame, ni de ninguna otra de Marvel. Pero (y esto es una declaración de intenciones para futuras reseñas de la web), voy a huir de los avisos de #ALERTA SPOILER# que proliferan a un ritmo demencial en toda publicación audiovisual, ciñéndonos al sentido común. Ese que dicta que si bien, destripar una película a alguien merece la mayor de las maldiciones, hacer una reseña sin referirse a ningún dato concreto, conviertirían la redacción en un ejercicio de alusiones abstractas e indefiniciones, que darían lugar a una experiencia de sumo aburrimiento para el lector.


¿Ante qué reto se enfrenta el director, de Spider Man: Lejos de Casa, Tom Watts? ¿Ante el de cerrar el ciclo de Avengers, exigirle a Spider Man un papel determinante como relevo natural de la pandilla de superhéroes?¿o ante el de hacernos olvidar a los anteriores Spiderman? Seguramente a ambos. La tarea de hacer olvidar a Andrew Garfield como Peter Parker, no era un reto demasiado difícil siendo honestos. Y no por el demérito del bueno del actor, pero es que las dos entregas protagonizadas por él, nacieron fallidas y erráticas desde el principio, y su fracaso debería ser en justicia, repartido entre héroes, villanos y hasta personajes secundarios. No ocurre lo mismo con los primeros tres títulos, los de Sam Raimi, ya que la personalidad de su director, responsable de títulos como Darkman, Evil Dead o Army of Darkness, contaba con una legión de seguidores aficionados al género, ya antes de que las pelis de superhéroes se convirtieran en un espectáculo de masas. Aunque personalmente, su protagonista, Tobey MacGuire, siempre me pareció un chico sinestro, que se ve superado ampliamente por el joven Tom Holland.


Así que, superada con nota la comparación de los Spidey de Tom Hollad con sus predecesoras, ¿qué hay del postulado de Spider Man, como personaje capital en la nueva fase de Marvel y las futuras entregas de Los Vengadores? Esa cuestión me genera más dudas, y ni siquiera tengo claro que los guionistas tengan definido ese futuro a largo plazo. Los Chris Evans, Robert Downey Jr y compañía, habían hecho de armaduras y capas su traje a medida, como lo hiciera Christian Bale con los Batman de Cristopher Nolan. Pero Peter Parker no más que un chaval de instituto de dieciséis años, es "el amigo y vecino Spider Man".

La película gana enteros cuando se desenvuelve en la trama de una comedia adolescente, con su ritmo ligero y su humor ácido y desenfadado. Los secundarios que acompañan a Tom Holland lo hacen con acierto, destacando a la encantadoramente antisocial M.J., interpretada por Zandaya, y los personajes de Marisa Tomei y Jon Favreau, que en esta entrega adquieren mayor protagonismo.  Les acompaña Jake Gwynehall, que nos tenía acostumbrados últimamente a papeles inquietantes como en la genial Nightcrawler, y que aquí comparte con Spider Man casi todas las escenas de acción. A mi juicio, el punto menos relevante del film, no por mal ejecutadas, ya que cuentan con el respaldo técnico de una superproducción, pero el apabullante y maratoniano despliegue visual de Vengadores: Endgame, nos ha vuelto insensibles ante cualquier capacidad de asombro, por mucho que incluya la destrucción de los más reconocibles rincones de la Europa de postal.


En medio de tantos problemas cotidianos e inseguridades propias de cualquier adolescente, será el  sempiterno Nick Furia, quien se empeñe una y otra vez en recordarnos a nosotros y al interesado, que Spider Man compartía golpes y acrobacias con Iron Man, Thor, Hulk y compañía, cuando intentaban arrebatar el guantelete del infinito al mismísimo Titán Thanos... pero yo me quedo con el Peter Parker que no es capaz de preparase la maleta él solo para irse de viaje de fin de curso, o que se muestra divertidamente patoso en sus relaciones sociales, que con ciertas escenas en exceso confusas, cercanas a un viaje lisérgico y psicodélico, más propias de una entrega del Dr. Strange.


Con todo, demandarle que lleve la corona de los futuros Vengadores, puede pesar demasiado en su joven cabeza... es cierto que tiene todos los valores que exige el cargo: humildad, lealtad, inocencia incorruptible. Pero una total carencia de cinismo o sentido político, necesarias en quien debe decidir cuestiones como salvar el universo. El idealismo adolescente de nuestro joven protagonista es, junto con su sentido arácnido, su mejor y más preciado activo. Esperemos que el futuro de Marvel, no obligue a Spider Man a escoger entre ser un chico soñador de dieciséis años, o convertirse en un ser atormentado por tener que llevar el peso de la Tierra a sus espaldas. A nosotros nos encanta que siga así, que en su Nueva York o Lejos de Casa, siga siendo "el vecino y amigo Spider Man".

Publicado por Paranoide.



Imágenes cortesía de Sony Pictures.


Ficha de la película:

Sinopsis:
Tras los eventos ocurridos en Vengadores: Endgame, Spider-Man debe dar un paso al frente y hacerse cargo de las nuevas amenazas en un mundo que ha cambiado para siempre.

Dirigida por: Jon Watts

Escrita por: Chris McKenna & Erik Sommers

Basada en el comic de MARVEL de: Stan Lee y Steve Ditko

Producida por: Kevin Feige, Amy Pascal

Productores ejecutivos: Louis D’Esposito,Victoria Alonso,Thomas M. Hammel, Eric Hauserman Carroll, Rachel O’Connor, Stan Lee, Avi Arad, Matt Tolmach.

Reparto: Tom Holland, Samuel L. Jackson, Zendaya, Cobie Smulders, Jon Favreau, JB Smoove, Jacob Batalon, Martin Starr. Con Marisa Tomei and Jake Gyllenhaal.

Comentarios