THE BOYS. Con héroes como estos, quién necesita villanos.



Es difícil sorprender, encontrar la originalidad en el manido terreno de los superhéroes. Lo es más sin caer en el exceso, complicar los argumentos de manera artificial, ensombrecer el tono hasta convertirlo en una trama para adultos. Usar recursos forzados, para intentar hacernos olvidar que estamos viendo una historia de superhéroes… o sea, un género que exige una premisa por nuestra parte. La predisposición a creer. Aceptar la fantasía como prueba irrefutable, la magia como posible, y rebajar nuestro umbral de escepticismo.

 Si no, acabaremos cualquier incursión en el género, con la sensación de haber visto algo ridículo, impresión que se verá aumentada, cuanto más realismo se pretenda dar a la historia que acabamos de ver. Este era mi mayor reparo ante The Boys, la ambiciosa apuesta de Amazon Studios. Pero no es el caso, más bien es un soplo de aire diferente, pero un aire tórrido procedente del desierto, que te golpea a ráfagas un capítulo tras otro.

La realidad en la que nos sumerge The Boys, es un mundo en el que los superhéroes existen, crecen entre nosotros de manera espontánea, y gozan claro está, de una vida propia de las estrellas del cine o del deporte. Son los actuales dioses olímpicos, pero han desterrado el prototipo inmaculado de Superman. Este último tiene unos poderes sobrehumanos, pero su escala de valores es casi divina, sin ninguna baja pasión propia de los mortales. Pero Los Siete (nombre con el que se conocen a los siete superhéroes más poderosos), son un compendio de todos los defectos humanos, amplificados tanto en el bien como (casi siempre) en el mal, por sus capacidades. No son Superman, tienen más que ver con el dios de la guerra Ares un día especialmente caprichoso, con Aquiles tomándose venganza contra inocentes, en pleno ataque de cólera tras ver a un amigo caído, o con textos de la antigüedad en los que dioses vengativos enviaban plagas indiscriminadas sobre poblaciones indefensas, para castigar sobre los siervos las faltas de sus gobernantes.

Jack Quaid (izquierda) y Karl Urban.

FAQs


¿Es una serie de superhéroes apta para todos los públicos? De ninguna manera. Al comienzo de cada capítulo, tenemos más advertencias que en una caja que contenga una ojiva nuclear. El contenido es incompatible con la presencia de cualquier menor, aunque sean unos minutos.

¿Es entonces una suerte de superhéroes para adultos, al estilo Deadpool? En absoluto. Deadpool contaba con el lenguaje soez y la referencia escatológica como único plato en el menú, y son el fin en sí mismo, sin mas elementos que sostengan la historia (la segunda parte corrigió bastantes de sus defectos). En The Boys, el lenguaje es sórdido cuando nos encontramos en ambientes sórdidos. Las imágenes son explícitas en su crudeza, pero siempre con un propósito en la trama, o cuando responden a posteriores revelaciones de la personalidad de personajes clave.

¿Estamos entonces ante una historia para adultos, con sabor a Watchmen (Zack Snyder, 2009)? Hay semejanzas. The Boys se alimenta de su estética vintage, comparte con ella su acertado catálogo musical, y personajes que siempre están danzando en el delicado equilibrio entre lo trágico y lo cómico. Sin embargo, Watchmen era una sucesión de secuencias rodadas de un modo más o menos brillante, alternándose con otros tantos momentos soporíferos, que daba lugar a una producción impecable en lo visual, pero que en ningún momento nos enganchaba en su conjunto.

The Boys mantiene el pulso en cada uno de los ocho capítulos que componen esta primera temporada, donde se alterna acción espectacular, con escenas donde los personajes cargan con el peso de lo que vemos en pantalla, y lo hacen de manera convincente. Entre los humanos, Karl Urban destaca al frente de un grupo clandestino que hace de los superhéroes su cruzada personal. Entre los divinos, difícil escoger, Los Siete forman un siniestro panteón en el que todos tienen algún oscuro secreto que ocultar. Aunque sin duda, es el personaje El Profundo (una especie de Aquaman al que no querrías meter en tu piscina), quien está presente en los momentos más sorprendentes, por su originalidad y transgresión (momento delfín), mientras despierta en nosotros sentimientos que mudan desde el desprecio e indignación, al posterior patetismo.

Chace Crawford, "El Profundo".

Otro punto a su favor, es que no se trata de la típica serie en la que se han gastado el 80% del presupuesto en la primera toma, ni hemos visto todas las imágenes impactantes de la temporada en el trailer de presentación. Amazon Studios  ha destinado una cantidad ingente de recursos en esta ocasión, en donde no se escatiman exteriores ni extras. Si bien, existen momentos en los que el ritmo se ralentiza, inevitable en cualquier trama que se prolonga durante varios capítulos, no tenemos en ningún momento esa sensación tan desagradable de ver episodios que no llevan a ninguna parte, ni tramas abiertas sin otro propósito que el de estirar la temporada.

Los temas espinosos actuales que no se pasan de lado, por supuesto la desigualdad de género, y mención especial a la religión, en cuanto a las nuevas corrientes ultraconservadoras, que emergen en la órbita cristiana del mundo anglosajón. Si bien, un tema lejano para el común europeo, rara vez se plantea de una forma tan abierta y crítica en una producción norteamericana.

Por eso, The Boys, es a mi juicio una serie transgresora no solo en su forma, lo que no sería una novedad. Lo es también en sus dilemas, es una producción cuestiona, prácticamente todos los mantras planteados por las ideologías reaccionarias e involutivas. Y lo hace sin olvidar, que en el Norte de su brújula, en su ADN sobrehumano, es una serie de superhéroes para adultos que buscan divertirse, y que mantienen la esperanza de no haberlo visto todo.

Publicado por Paranoide.


Ficha de la película:

Título original:The Boys (TV Series)
Año: 2019
Duración: 60 min.
País: Estados Unidos
Dirección: Evan Goldberg (Creator),  Seth Rogen (Creator),  Eric Kripke (Creator), Dan Trachtenberg,  Jennifer Phang,  Philip Sgriccia,  Daniel Attias,  Stefan Schwartz, Fred Toye
Guion: Eric Kripke, Anne Cofell Saunders, Ellie Monahan, Evan Goldberg, Phil Hay, Matt Manfredi, Garth Ennis, Seth Rogen, Craig Rosenberg, Rebecca Sonnenshine, George Mastras (Cómic: Garth Ennis, Darick Robertson)
Música: Christopher Lennertz
Fotografía: Jeremy Benning, Dylan Macleod, Evans Brown, Jeff Cutter
Reparto: Karl Urban,  Jennifer Esposito,  Jack Quaid,  Elisabeth Shue,  Laz Alonso, Colby Minifie,  Jess Salgueiro,  Brittany Allen,  Bruce Novakowski,  Sarah Camacho, Jaiden Cannatelli,  Chace Crawford,  Brittany Drisdelle,  Karen Fukuhara, Haley Joel Osment,  Alanna LeVierge,  Dominique McElligott,  Nathan Mitchell, Erin Moriarty,  Jim Pagiamtzis,  Antony Starr,  Jessie T. Usher,  Lovina Yavari, Jhonattan Ardila,  Christian Bako,  Abraham D. Juste,  Stephannie Hawkins, Andrea Houssin,  Akiel Julien,  Aniko Kaszas,  Anna Khaja,  Callum Shoniker
Productora: Amazon Studios / Original Film / Point Grey Pictures / Sony Pictures Television. Distribuida por Amazon Studios. Productor: Evan Goldberg, Seth Rogen
Género: Serie de TV. Acción. Drama. Fantástico | Superhéroes. Comedia negra
Grupos: Adaptaciones de Garth Ennis Novedad

Sinopsis:
Serie de TV (2019). 8 episodios. La serie tiene lugar en un mundo en el que los superhéroes representan el lado oscuro de la celebridad y la fama. Un grupo de vigilantes que se hacen llamar "The Boys" decide hacer todo lo posible por frenar a los superhéroes que están perjudicando a la sociedad, independientemente de los riesgos que ello conlleva. (FILMAFFINITY)

Comentarios