AGUAS OSCURAS. David contra Goliat.



Sin duda Estados Unidos de América es el país contradictorio por excelencia, en él las grandes corporaciones y multinacionales han alcanzado un poder omnímodo que ha contribuido sin duda al desarrollo económico, científico y social de esta nación, pero a cambio de dejarles un margen excesivo de libertad, poder y capacidad de autorregulación que no siempre han utilizado de manera ejemplar. El ciudadano norteamericano dispone de amplios recursos legales para enfrentarse a dichos excesos, por desgracia son recursos costosos, lentos y que suelen acabar diluyéndose en el largo y complejo proceso judicial.

Sin embargo de vez en cuando gracias a abogados perseverantes como “Robert Bilott”, protagonista de este film, salen a la luz las graves irregularidades que estas empresas cometen, en muchas ocasiones con graves perjuicios sanitarios para la toda la población, y se hace al menos un mínimo de justicia. Y digo mínimo porque en este y en la mayoría de casos similares las condenas son solo de tipo económico, y aun cuando se produzcan múltiples muertes o malformaciones por culpa de sus actuaciones, rara vez hay condenas penales.

Todd Haynes recrea en esta película de visión obligada, aunque reconozco que algo plana y lineal, la denuncia que un granjero puso contra la poderosa empresa química Dupont por vertidos químicos ilegales en las aguas, y cómo dicho procedimiento concluyó en la sorprendente revelación de que por culpa de su producto más vendido (si quieren saber cual es vean la película) prácticamente toda la humanidad estaba siendo poco a poco envenenada.

Ciñéndonos a los aspectos fílmicos hay que reconocer que guionistas y director se enfrentaban a una  traba no menor a la hora de presentar esta compleja trama (inspirada en un artículo del periodista Nathaniel Rich): toda la investigación judicial se alargó durante casi dos décadas, lo que dificultaba crear una historia absorbente que atrapase al espectador. Pero han resuelto bien esta cuestión dosificando muy bien las revelaciones y oscuros secretos que va desentrañando el abogado, a la vez que somos testigos de los problemas personales, familiares y laborales que esta ardua investigación le provoca. El director prescinde de la belleza formal que había caracterizado a toda su filmografía a costa de una narración que no arriesga en absoluto, pero que como si de un documental se tratara nos desgrana a la perfección las partes fundamentales del caso.

Son los actores los que cargarán sobre sus hombros la parte más artística con unas excelentes interpretaciones, destacando Mark Ruffalo en el papel de abogado lacónico pero entregado a una causa justa, capaz de aguantar impertérrito las broncas de su hastiada mujer, una Anne Hathaway que se muestra cada vez más versátil en todo tipo de papeles. No puede faltar en una producción con fuerte contenido social Tim Robbins, impecable como siempre en sus actuaciones y el veterano Bill Camp, soberbio en su recreación del desesperado ganadero que inicia todo el proceso.

Película, en resumen, donde el mensaje se impone a todos los demás aspectos esenciales del film, y que nos muestra una de las caras más perniciosas de nuestra sociedad capitalista industrial, no solo por los desmanes en los que incurren las grandes multinacionales sino también por la complacencia de muchos ante estas injusticias.



Ficha de la película:

Título original: Dark Waters
Año: 2019
Duración: 126 min.
País: Estados Unidos
Dirección: Todd Haynes
Guion: Matthew Carnahan, Mario Correa, Nathaniel Rich (Artículo: Nathaniel Rich)
Música: Marcelo Zarvos
Fotografía: Edward Lachman
Reparto: Mark Ruffalo, Anne Hathaway, Tim Robbins, Bill Camp, Bill Pullman, Victor Garber, William Jackson Harper, Mare Winningham, Kevin Crowley, Trenton Hudson, Marc Hockl, Lyman Chen, Courtney DeCosky, Scarlett Hicks, Lea Hutton Beasmore, Denise Dal Vera, Louisa Krause, Daniel R. Hill, Chaney Morrow, Lisa DeRoberts, Brian Gallagher, John Newberg, Wynn Reichert, Tera Smith, Tyler Craig, Barry G. Bernson, Amy Morse, Jeffrey Grover, Teri Clark
Productora: Killer Films / Participant Media. Distribuida por Focus Features
Género: Drama | Basado en hechos reales. Drama judicial
Sinopsis:
Inspirada en una impactante historia real. Un tenaz abogado (Mark Ruffalo) descubre el oscuro secreto que conecta un número creciente de muertes y enfermedades con una de las corporaciones más grandes del mundo. En el proceso arriesga su futuro, su trabajo y hasta su propia familia para sacar a la luz la verdad.

Comentarios