26 de febrero de 2016

"Deadpool". Parece Spiderman, pero en realidad es Torrente.

Deadpool es la película que está arrasando en taquilla. Llega con el aura de ser la producción de superhéroes más transgresora rodada nunca, con alguna crítica que ya la coloca sin pudor entre los clásicos del género ¿Me habré equivocado de película?¿Hay otro Deadpool y yo me fui a ver el malo?
Me temo que no, la apertura de la película deja bien a las claras que nos hallamos ante una trabajo de gran presupuesto: la escena de los títulos de crédito es un ejercicio de virtuosismo técnico, un plano centrado en un pequeño objeto (una bala) que se va abriendo mientras la cámara da giros de 360º y nos desvela un encuadre espectacular. La película promete... pero estos fuegos de artificio nos revelan ya desde el principio una de las mayores carencias del film: no sabe cuándo parar. Es una película perfecta para envolver y vender en un trailer de dos minutos y medio, donde la transgresión y la salida de tono mantienen secuestrada la atención. Pero pretender defender una película completa con las mismas armas, es misión imposible, hasta para un superhéroe indestructible como Deadpool.



23 de febrero de 2016

"Una segunda oportunidad". Los daneses también lloran

Esta película danesa resulta muy entretenida en su planteamiento pero luego choca la forma en que se nos presentan las situaciones. Resumiendo mucho su sinopsis, un agente de policía pierde a su bebé recién nacido y para compensar su ausencia, decide arrebatarle otro bebé a una pareja de drogadictos sin remedio a los que conoció en una redada.

Hasta aquí muy bien todo. La película cuenta con el interés inicial del espectador. Sin embargo, según van sucediendo los acontecimientos planea una sombra de incredulidad sobre los mismos. Todo parece demasiado fácil de conseguir o de explicar. Algunas de las situaciones descritas se llevan con una asepsia por parte de los personajes afectados que puede chocar con el carácter latino de entender las cosas. Todo transcurre de una forma muy "nórdica", muy civilizada, a pesar de que es en ese marco tan civilizado en donde las personas cometen tropelías los unos a los otros, o a sí mismos.


19 de febrero de 2016

Zootropolis: esta vez sí, calidad y diversión van de la mano.

Hay películas que vienen precedidas por su fama y condicionadas por sus altas expectativas, otras por el contrario, llegan a nosotros de la manera más inesperada y desapercibida. Nos pillan con la guardia baja, y nos descubren que nuestra capacidad de asombro sigue ahí, intacta, escondida bajo una montaña de producciones mediocres.
 Las películas de animación pasaron de ser productos exclusivamente para niños, a ser de la mano de Pixar, la línea de vanguardia de la calidad y el ingenio en el cine moderno, gracias a una época dorada en la que se encadenaba una obra maestra tras otra. Pero esos tiempos ya han pasado. Fruto de la predecible naturaleza humana de exprimir a la gallina de los huevos de oro, la industria del cine ha ido saturando el mercado con productos cada vez de menor calidad,  muchas veces acompañados de sus respectivas secuelas, todas ellas de una factura más preocupada en el calendario navideño que en la labor artística. Por ello, público y crítica esperaban ansiosos la que se nos presentaba como la joya  definitiva de la animación en el pasado Festival de Cannes: Del Revés (Pete Docter).

16 de febrero de 2016

"Al otro lado del muro". Vidas partidas en dos

Siempre he sentido fascinación por la cultura alemana, por su historia, sus éxitos, sus aberraciones. Ha sido un pueblo sobre el que el mundo moderno y la actual concepción de la sociedad ha estado pivotando, ha provocado algunas de las respuestas más extremas de la humanidad y siguen adelante con una mochila tan cargada que rompería las espaldas más fornidas.

Uno de los episodios más interesantes de la historia germana se sucede durante el período de la segunda postguerra, que convirtió a Berlín en una capital dividida y gestionada como un queso en porciones y, como siempre, más interesante que la gran geopolítica estratégica, está la vida cotidiana de unos ciudadanos que se enfrentan a realidades dispares y que surgen cortantes a cada lado de un muro mundialmente famoso.




13 de febrero de 2016

Plano Secuencia: o cuando el cine se convierte en una coreografía.

Imaginaos que llega por la mañana el director y dice: "hoy vamos a rodar toda la secuencia seguida desde que grite "acción", hasta que vuelva a gritar "corten". Sí, como si fuera el teatro." Pues no se habría vuelto loco. Es un plano secuencia, de esos a los que los buenos directores son tan aficionados porque tienen ocasión de demostrar su pericia en la planificación de las escenas, en la coreografía de los actores, en la transición de escenarios, en el montaje... Hoy las técnicas digitales han ayudado a hacer posible en tiempo real lo que hasta hace poco era un trabajo titánico de planificación. Los equipos modernos, infinitamente más compactos y ligeros permiten seguir a la acción casi en primera persona durante largos minutos, e incluso las técnicas de montaje digitales permiten ocultar cortes, convirtiendo en plano secuencia lo que en realidad no lo es tanto Y, anticipando el futuro próximo, el uso de los drones en el cine nos abre un mundo de posibilidades infinitas para este tipo de forma de rodar. Pero mucho antes de la era digital, ya desde el blanco y negro, los directores más notables nos dejaron auténticas joyas del buen hacer, trabajando como auténticos artesanos en un desempeño que debía funcionar como la mejor maquinaria de relojería. Vamos a repasar los que, de manera subjetiva, son los más recordados en nuestra limitada memoria cinematográfica

9 de febrero de 2016

Calvary: "La primera vez que probé el semen tenía siete años."

Así empieza "Calvary", sin medias tintas. Apenas el espectador se ha acomodado en su butaca, el director John Michael McDonagh empieza con todo un "uppercut" a la mandibula que si no te ha dejado K.O., amenaza con arrinconarte durante toda la película.

Y es que la película refleja no uno, sino varios calvarios personales por los que pasan sus protagonistas. Vidas absolutamente atormentadas que confluyen físicamente en un espacio pequeño pero de impresionante belleza visual.


6 de febrero de 2016

¿Qué fue de...? Los Goya al Mejor actor/actriz Revelación.

Que los premios son un buen empujón en la carrera de cualquier actor no lo duda nadie. Que algunos han aprovechado un momento de gloria para subirse al tren del éxito del que nos se han vuelto a bajar también es un hecho. Pero no todos ni todas han podido aprovechar esa oportunidad, y existe un galardón en especial, del que ya se habla como "la maldición del Goya al mejor actor revelación". Realmente es un tanto injusto referirse a él así, pero también es cierto que repasando el palmarés de esta categoría nos encontramos con un buen puñado de promesas que luego no dieron continuidad a su carrera. Buena parte de culpa la tenía la costumbre de elegir a actores cada vez más jóvenes, hasta el punto de que algún niño tuvo que gestionar un estatus de rango y fama para el que obviamente no estaba preparado...

2 de febrero de 2016

Halt and Catch Fire. Pasión informática


Halt and Catch Fire no es una serie cualquiera. Es LA serie que todo amante de los ordenadores, la informática, el emprendimiento, los negocios, la búsqueda del éxito, la resiliencia al fracaso, ...debería ver no una sino dos o más veces.

Sí, considero que estamos ante una gran joya de la pequeña pantalla (cada vez menos pequeñas, bien es cierto) producida por AMC y que lucha por encontrar su hueco entre las mega producciones de HBO. Estamos ante un producto elegante, de factura discreta, muy bien desarrollado y que cuenta con todos los elementos para conservar esta serie, sus protagonistas y sus acontecimientos en la retina y en nuestra memoria por mucho tiempo.

Por cierto, el título de la serie hace referencia a la instrucción de código máquina que provoca que la unidad central de procesamiento (CPU) de la computadora deje de funcionar.